En un desopilante ida y vuelta que tiene pocos antecedentes en la historia de papelones institucionales de la Provincia, Alfredo Cornejo viene teniendo días tristes de ataques de