Las escaleritas del Sr. Cornejo

Una medida absurda pero reveladora indicaría que el gobernador de Mendoza trabaja de lunes a viernes de 8 a 13.

Cuarto piso2

Ya es mediodía. En el descanso de las escaleras del quinto piso de la Casa de Gobierno, un guardia lee ZEPA en su celular y el otro vigila por la ventana que el gobernador ya haya salido. A las 13 hs. exactas levantarán campamento.

Especial para Zepa, por El cronista invisible.

Para los habitués de la Casa de Gobierno de Mendoza está resultando aburrido, por incomprensible y hasta absurdo, el “corte de escaleras” que ha impuesto la gestión Cornejo. Consiste en lo siguiente: mandó a colocar sendas guardias policiales, una en el descanso de escaleras del tercer piso, la otra en el descanso del quinto, con lo cual los uniformados (que a veces son uniformadas) impiden que las personas puedan llegar caminando al cuarto piso, donde trabajan el gobernador y su equipo.  Además, si se quiere llegar al cuarto piso por ascensor, no se puede: los aparatos no paran allí.

Entonces, cuando un desprevenido quiere bajar o subir por la escalera central hacia el piso del mandatario, los policías le dicen amablemente: “No puede pasar, utilice los ascensores o las escaleras laterales”.

Una pregunta inevitable: ¿cómo se llega entonces al cuarto piso? Respuesta: llegan solamente los funcionarios y las personas autorizadas. Si querés llegar, tenés que estar anotado, o bien utilizar los ascensores “para funcionarios”, a los que se ingresa por la comisaría que está en el primer subsuelo del palacio de gobierno.

Lo curioso es que este bloqueo al normal funcionamiento de la circulación de personas (que podría ser cuestionado legalmente si se lo piensa bien) sucede de lunes a viernes de 8 a 13, por lo que se sospecha que esos son los días y ese el horario de trabajo del gobernador, ya que no marca ingreso y salida, como la mayoría de los trabajadores públicos. Tampoco marcan horario, dicho sea de paso, los ministros, secretarios, subsecretarios, directores y subdirectores. De esto último nos enteramos por los dirigentes de SITEA (Sindicato de Trabajadores Estatales Autoconvocados), que el martes 15 de marzo contaron a la prensa que es verdad: los altos mandos no marcan horario de entrada y salida.

Pese a ello, al menos en el caso del gobernador, gracias a su medida de bloquear las escaleras de lunes a viernes de 8 a 13, estamos en condiciones de afirmar, y repetimos, que ese es su horario de trabajo.

Y un aplauso para los guardias por su puntualidad. A las 13 clavadas, ni un minuto más ni un minuto menos, levantan su mesa, su silla y su humanidad, y van a cumplir tareas –suponemos– más comprometidas con la seguridad de Mendoza.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *