Mendoza, el mejor de los mundos posibles