El retorno al sistema es cada vez más difícil