Otro relato para leer en la sala de espera