O la falta de gestión del Estado