Una ley en contra de los derechos humanos