Los números no favorecen a Dilma.