La chica danesa llegó a las salas de Mendoza desafiando, desde el arte, los roles y las identidades de género