Cuando las palabras ya no caben, hablan las acciones