Fabián Castellani afila la arista política del teatro