El gobierno les exige que abandonen sus casas.