Un largo anhelo de los estatales podría ser realidad