La VIII de Montaña como campo de concentración