Cuando prevenir es, siempre, penar.