Audiencia 37 / Testigo desde la ventana

13-10-17 / En una breve jornada, Gustavo Cohen relató lo que pudo observar, desde la ventana de su dormitorio, en los angustiosos momentos del secuestro y asesinato de su amigo y vecino, Mario Susso.

Texto e imágenes por: Colectivo Blog Juiciosmendoza

(https://juiciosmendoza6.wordpress.com/)

Gustavo Saúl Cohen, oriundo de Córdoba, militaba en el Partido Comunista Revolucionario (PCR) junto con Mario Susso, de quien era íntimo amigo. Además, vivía enfrente de la familia del joven estudiante de la Universidad Tecnológica Nacional y había compartido con él sus últimas horas de vida. Desde la ventana del primer piso de su casa observó el ataque contra su compañero y decidió regresar a Córdoba. Fue detenido el 26 de marzo por miembros del Ejército, a la altura de Alta Gracia, cuando viajaba en colectivo.

Durante la jornada relató los hechos del día del secuestro y posterior asesinato de Susso, el 20 de marzo de 1976, poco antes del Golpe de Estado. Ese día, Cohen y Susso habían estado tomando un café en el centro. Mario había expresado el temor de permanecer en la casa de sus padres y tenía intenciones de dirigirse a lo de su novia Perla, pero su amigo lo persuadió. Volvieron en colectivo cerca de las doce de la noche y cada uno ingresó en su vivienda.

El testigo escuchó y observó desde su habitación cómo entraron en el domicilio de Susso –no recuerda si atendieron sus padres- y lo sacaron a empujones entre dos o tres personas, probablemente de civil. Cohen supone que había tres tiradores ubicados en distintos puntos –en Paso de Los Andes, en Granaderos y otro en la casa- ya que, luego de zafarse de sus captores, Mario corrió unos cuarenta metros hacia el Este antes de caer abatido por una lluvia de disparos. Sin poder moverse, lo levantaron del frente de la casa de otro vecino, Coco Segura, y lo subieron a un vehículo.

Cohen comentó que a partir de ese hecho tomó conciencia de que “la cosa venía muy mal” y optó por quedarse en su habitación. Posteriormente, asistió al entierro de su amigo y cruzó algunas palabras con el hermano de Susso. Luego intentaría regresar a Córdoba, donde había sido militante universitario, pero fue interceptado y detenido.