Débora Benacot, poemas

Débora Benacot nació en Mendoza en 1976. Ha publicado cuatro libros en los últimos años: Ácaros al sol en 2011, de Fundíbulo Ediciones; Pirsin en 2012, de Ediciones Culturales de Mendoza; el libro de poemas En las fotos todavía corre el viento en 2017, de Fundíbulo Ediciones y las microficciones Escrito en un grano de arroz de 2014, también de Fundíbulo Ediciones.

A ella le “intriga conocer la forma apropiada de la piedra”. Desde ZEPA queremos descubrir “qué viento de dolor le despeina la sonrisa”.

SOCIOLOGÍA BARATA

A la gente le pasan cosas
todo el tiempo
pero muy rara vez nos percatamos

es preciso detenerse en los detalles

si uno viaja en colectivo
por ejemplo
hay quien fija su mirar
en la anatomía posterior
de la chica que desciende

a mí, en cambio,
me llama la atención el bolso con sus cosas
hacia dónde va tan sola un domingo
dónde ha pasado la noche
qué viento de dolor le despeinó la sonrisa
hace cuánto nadie le dice algo en serio

con ojos de piedad
me identifico
pongo un dedo en el mentón
y reflexiono sobre
aquellas cosas que pasan todo el tiempo
y apenas percibimos

las gastadas carteras
de las hembras,
por ejemplo.

 

PIEDRA
Me pregunto si la carne se entrega sin más o se resiste
y en ese caso, cuánto tarda la piel
en darse por vencida

si duele más al fin o en el principio
si el alma aniquila su latir
o sostiene tenaz alguna esperanza inútil

si las llagas alcanzan a tajear las ideas
si la tela que cubre ese cuerpo
también era culpable

cuánto puede un organismo jugar esta payana
antes de desangrarse por completo

quién designa la cohorte de verdugos
cómo orquestan la secuencia de cada lanzamiento

si odio y honor
no estarán hechos, acaso, de la misma sustancia

me intriga conocer la forma apropiada de la piedra
y sobre todo
quién habrá sido ese ser tan puro
que tuvo el descaro de tomar la primera
y arrojarla.

 

PAPEL

Una mujer, para escribir,
necesita un cuarto propio

un amor, un dolor, alguna ausencia
una casa y su diluvio de hijos
un útero con pánico escénico
un buen pasar, un hambre de años
un orgasmo interminable
la frigidez más escalofriante
un marido editor
cierto amante insipiente*
un fracaso (dos o varios)
tres minutos a solas en el baño

ser feliz, egoísta, miserable
letal, ninfómana, ingenua

las ganas de vivir y suicidarse

pero a decir verdad
a menudo simplemente alcanza
con un cuarto alquilado
un trozo de papel y
su cerebro.
*insipiens, -ntis: 1. Falto de sabiduría o ciencia.| 2. Falto de juicio.