La Mendoza de Alfredo Cornejo detiene a Nélida Rojas referente de la Tupac Amaru Mendoza

En un giro habitual de la degradación del estado de derecho y la gravitación de las imputaciones mediáticas por sobre las instituciones judiciales, políticas y partidarias, una publicación en un programa de televisión de Jorge Lanata de diciembre del año pasado que ‘denunciaba’ a los defraudados por la Tupac Amaru en Jujuy y Mendoza, cristaliza meses después en la detención de Nélida Rojas, la referente de la Tupac Amaru en la Provincia, junto a su esposo e hijas. Otro mojón de la táctica de los gobiernos radicales para promover procesos judiciales sin pruebas, sostenidos por fiscales televisivos, que aprovecha el radicalismo para polarizarse de cara a la campaña política de las elecciones legislativas que buscan construir monstruosos referentes kirchneristas que le sirvan de contrapunto para apalancar su fallida y regresiva administración. La Mendoza de Cornejo se espeja a la Jujuy de Morales en su irresponsable arremetida contra los referentes sociales, encarcelando preventivamente a las mujeres de la agrupación Tupac Amaru, porque su electorado duro prefiere la sumisión de los marginales a la irreverencia de la organización. También se asemejan en la flaqueza de convicciones de los dirigentes de los partidos justicialistas locales para defender a los referentes sociales en general y a las mujeres dirigentes de la Tupac Amaru en particular, dejando un claro mensaje que explica la pérdida de liderazgo por sobre sus bases: sólo en las buenas


nelida rojas

El viernes dejaron detenida a Nélida Rojas, su marido Leonardo Martínez, y las hijas de ambos, Leonela y Carla Martínez, las dos con una maternidad reciente. A causa de esta detención preventiva deberán interrumpir la lactancia de sus bebés. Rojas y su familia se presentaron espontáneamente a la fiscalía luego de enterarse por un programa de radio que el lunes los iban a ir a buscar con la espectacularización mediática que busca el gobierno para construir un enemigo. La jugada no salió pero lograron meter presa a la referente de la Tupac Amaru y desde ahí fabricar antecedentes que justifiquen esa detención siguiendo el mismo manual de procedimiento que con Milagro Sala en Jujuy.

MDZOL, el diario de la Familia Terranova, que funciona como house organ del gobierno provincial, junto al resto de los medios que hacen sistema con la pauta oficial, empezaron a publicar datos que remachen el juicio público medieval que necesita el gobierno para retener en la prisión preventiva a Nélida y su familia mientras buscan pruebas contundentes para lograr retenerla hasta las elecciones legislativas de este año electoral.

Esta semana circularon en los diarios provinciales macabras imágenes de un preso de Almafuerte que fue torturado y tatuado en la cara por otros diez reclusos con la indiferencia de los guardiacárceles y las autoridades del penal en una rencilla de bandas asociadas al narcotráfico. Poco se puede esperar de las condiciones de la detención de Nélida y su familia.

Mendoza es famosa por haber transgredido pactos internacionales a los que la Provincia y el país se inscriben que aseguran el trato humano de sus privados de libertad y controlar el recurso de la prisión preventiva que la administración de Cornejo intenta instalar como un procedimiento regular para los sospechados que no formen parte de las familias bien de la Provincia ni son ministros de salud de su gobierno. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) publicó un informe crítico a la Provincia en noviembre del año pasado. El documento hizo estallar de bronca al gobernador que sostuvo públicamente un boicot internacional del kirchnerismo que conduciría la CIDH a través de Zaffaroni y el periodista Verbitsky, siguiendo la letra que describe el manual de marketing político del gobierno nacional al que pertenece aunque quiera validar su sociedad sólo en las buenas.

En la mañana de hoy sábado, en la Fundación Ecuménica de Cuyo, los abogados de Nélida, Alfredo Guevara y Horacio Báez, dieron una conferencia de prensa presentando las contradicciones y atropellos que la detención de la referente de la Tupac Amaru en Mendoza está sufriendo desde el viernes. Junto a ellos se encontraban la Senadora Nacional Anabel Fernández Sagasti, los diputados provinciales Alejandro Abraham y Guillermo Carmona y los diputados provinciales Lucas Ilardo y Luis Böhm, junto a referentes sociales y políticos de la Provincia. No se encontraba el resto del peronismo provincial que aún no se expresa en público solidarizándose por las condiciones de detención de Milagro Sala que lleva más de un año detenida sin causa en el penal de Alto Comedero en Jujuy, como sí se expresa en privado el presidente del partido, Omar Félix, que dice que la causa de Milagro Sala no tiene puntos en común con el peronismo de Mendoza. Tampoco estaba, ni aún se expresa públicamente, Roberto Rigui, el intendente peronista reelecto del departamento de Lavalle, que militó junto a Nélida y la Tupac Amaru Mendoza en las buenas épocas pero ahora se recluye bajo la vicepresidencia del partido justicialista excepto cuando le monta una guardia para sacarse una foto al actor Juan Palomino, quien filma una película en el Departamento.

El comunicado que publicó la Comisión por la Libertad de Milagro Sala en la conferencia dice lo siguiente:

DETUVIERON A LA REFERENTE DE LA TUPAC AMARU EN MENDOZA EN EL MARCO DE LA PERSECUCIÓN POLÍTICA CONTRA LA ORGANIZACIÓN

Esta tarde detuvieron en Mendoza a Nélida Rojas, referente de la Tupac Amaru en la provincia; a su esposo Ramón Martínez y a sus hijas Leonela y Carla Martínez en el marco de la persecución política que se extiende así a las tierras del gobernador radical Alfredo Cornejo. Al igual que en Jujuy, la privación de la libertad se da a partir de una denuncia de 2015 y luego otras que aparecieron a fines de 2016, pero sobre las cuales la fiscalía nunca requirió medidas probatorias. Este sábado, a las 11.30 horas, se brindará una conferencia de prensa en la Asociación Ecuménica de Cuyo, San Lorenzo 478 de Ciudad. Los abogados Alfredo Guevara y Horacio Baez denunciaron que “estas detenciones obedecen, en un año electoral, a la estrategia de un gobierno que persigue a las organizaciones populares, inventa causas para generar impacto mediático y profundizar la estigmatización de organizaciones sociales como la Tupac Amaru”.

Los cargos contra Nélida Rojas, su familia y otros integrantes de la organización que fueron imputados son los de extorsión, estafa en concurso ideal y asociación ilícita. Los abogados aseguraron que la calificación de los delitos excede lo denunciado y que no es más que la forma que encontraron desde el Poder Judicial para justificar la detención de los integrantes de la Tupac.

En 2015, Nélida Rojas y su hija se dirigieron a una vivienda para entregársela a uno de los adjudicatarios. Al llegar se encontraron con que la casa estaba usurpada por Milena Gómez, a quien denunciaron ante la justicia. A su vez, esa mujer denunció que la titular de la Tupac Amaru en Mendoza la había sacado del lugar. El único que ratificó ante la justicia la versión de Gómez fue su marido mientras que otros testigos citados a declarar señalaron que fue ese hombre el que los amenazó ese día con un palo. Desde entonces, la fiscalía no produjo más movimientos en el expediente.

A fines de 2016, casi al mismo tiempo que se conoció la acusación realizada contra la Tupac Amaru en Mendoza efectuada por la diputada Margarita Stolbizer junto a Jorge Lanata, recayeron contra Nélida Rojas y la organización cerca de cien denuncias. Tras una ordenanza del Concejo Deliberante de Lavalle, según la cual para ser adjudicatario de una vivienda se debía residir en el municipio, un grupo de socios de distintas cooperativas que quedaron fuera de la asignación de las casas denunció que les prometieron una vivienda en el barrio, que en el ínterin les habrían cobrado una cuota y que los obligaban a ir a las marchas. A partir de esos hechos, la fiscalía calificó las causas como extorsión y estafa en concurso ideal. La causa por asociación ilícita fue iniciada este año.

Nélida Rojas se enteró esta mañana, a través de un programa de radio, que habría una orden de detención en su contra. Fue entonces cuando, junto con su abogado, se presentó espontáneamente ante la justicia.

“La fiscal Gabriela Chaves ordenó la detención de los dirigentes a partir de denuncias sin sustento probatorio y que fueron las mismas que utilizaron Margarita Stolbizer y Jorge Lanata el año pasado para demonizar a la organización en la provincia de Mendoza”, señaló Guevara. Y recordó que las denuncias sobre irregularidades en el manejo de fondos fueron descartadas por la auditoría realizada por el Instituto Provincial de Vivienda que, a su vez, nunca cuestionó los listados de adjudicatarios entregados por la organización.

Los abogados de los integrantes de la Tupac Amaru indicaron que durante la indagatoria “la fiscal nos dijo que ella no estaba sola, que la Procuración de Mendoza le había asignado personal para que avanzara en las causas vinculadas con la organización barrial. Este dato sumado a que Cornejo impuso un Fiscal General afín al partido de gobierno, que tanto Nélida Rojas como su familia y todos los acusados estuvieron siempre a derecho, que no surgieron desde el momento de las denuncias hechos nuevos y que la fiscalía no solicitó medidas probatorias, entendemos que se tomó, en un año electoral, una decisión política de avanzar sobre este caso y llevar a proceso a los integrantes de la Tupac Amaru”.

Por último, Guevara y Báez recordaron que Mendoza es una de las provincias también cuestionadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y relataron que hace 20 días presentaron una denuncia ante la Comisión de Derechos y Garantías de la Legislatura de Mendoza tras la intimidación de un grupo de policías que sin identificación y sin orden judicial fueron a la vivienda de Nélida Rojas a informarle que tenía que presentarse en una comisaría cercana y preguntaron por otros dirigentes de la organización.

La defensa solicitó la prisión domiciliaria de Leonela y Carla dado que ambas tienen niños pequeños que se encuentran en período de lactancia.