El radicheta melancólico

RA - Lista 3

Por Pablo Doti

– “Si alguien al costado del camino cuando nos ve marchar nos pregunta hacia dónde marchamos, por qué luchamos; le vamos a contestar, como dice el Preámbulo de la nación Argentina, que hacia la justicia social, hacia la paz nacional, hacia la justicia social.” ¡Impresionante! Esos eran políticos. Alfonsín en su último discurso de campaña -mi vieja siempre me cuenta que fue muy emocionante– dijo esas cosas.

– Sí, pero ese discurso no se condice con nada de los que los radicales están haciendo ahora. ¿A vos te parece el modo despótico y soberbio con que han tratado a los docentes acá en Mendoza?

– La verdad que no, es indignante ver al señor cangrejo ese que nos gobierna – y ni hablar del CEO que puso de director general de escuelas – ningunear los reclamos docentes.

– ¿Y la campaña feroz que hacen por los medios? Ayer en la marcha, varios pasaban diciéndonos “vagos”.

– Bueno pero eso también lo hacía el gobierno anterior.

– Sí, eso es verdad. Han viralizado los dichos de la ex presidenta respecto a que trabajábamos 4 horas nada más. Pero más allá de eso que, te aclaro, me molestó mucho, en la época k nos daban aumentos mejores que ahora. No me vas a negar que esta gente gobierna para los ricos…En la era k el aumento más bajo fue del 20%, en la era M, el aumento más alto fue del 18%…

– Y si los anteriores no hubieran choreado tanto los hubiesen vuelto a elegir…

– Ah, dejate de joder. Los de ahora son peores, si los otros choreaban a dos manos estos lo hacen a seis. ¿Viste lo de Avianca? ¿Lo del Correo? ¿Lo del banco que se compró el hijo de puta del presidente? Es una vergüenza.

– Pero si esos fueron los primos, los Calcaterra.

– Es lo mismo, dejate de joder.

– Sí, es verdad. Qué sé yo. Pensé que iba a ser distinto Macri. Bah, claro que nunca supuse que podría llegar a tanto pero nada que ver con Alfonsín, ese sí que fue un presidente.

– Aunque tiene sus cosas muy criticables.

– ¡Bah! Fue un groso Alfonsín, igual que Illia, Frondizi e Irigoyen, esos eran radicales de verdad.

– Para mí el único radical de verdad fue Alem, por eso se mató bien pronto. De todos modos, si querés recuperar la épica radical no tenés que mirar a los hijos de puta que cogobiernana con el multiprocesado, no amigo. Tenés que mirar a los radicales en el proyecto nacional y popular. A Moreau, a Santoro, esos son líderes de verdad.

Y así hizo. Y descubrió un par de dirigentes radicales que construyen el amor a la UCR mirando a los parias, a los desamparados y a los necesitados. Y es que como dijo Alfonsín: Si la sociedad se hubiese derechizado, lo que la UCR debe hacer es prepararse para perder elecciones, pero nunca hacerse conservadora. Es por eso que el verdadero radicalismo es el marginal, ese que camina las calles y agita junto a los movimientos de izquierda. Ese que los policías de la derecha radical hicieron expulsar.