Paro Internacional de Mujeres: #VivasNosQueremos

Este 8 de marzo, día Internacional de la Mujer Trabajadora, se realizará un paro mundial de mujeres. Son 50 los países que se suman a la acción política más resonante encarada por las mujeres organizadas en los últimos años. En Mendoza la convocatoria oficial, realizada por la Asamblea de Mujeres en articulación con la Asamblea Nacional Paro Internacional de Mujeres, partirá a las 18 desde el Nudo Vial, en Costanera y Vicente Zapata.

16864996_10212114651365567_1594899471751600563_n

Por Valeria Hasan

Este 8 de marzo, el día internacional de la mujer trabajadora pasará a la historia como una jornada inédita. Las mujeres del mundo organizadas pararán para decir “basta a la violencia física, económica, simbólica y verbal”, y “exigirle a los gobiernos medidas reales para resolver los numerosos problemas relacionados con su seguridad, el acceso gratuito a la atención médica, incluyendo los derechos reproductivos, el establecimiento de sanciones legales a criminales en casos de violación, violencia en el hogar y de todo tipo de crimen de género”. El llamamiento al paro internacional aspira a un horizonte con una agenda expandida antiracista, antiimperialista, antiheteronormativo y contra el neoliberalismo. Son 50 los países alrededor del globo que se suman a la acción que es planetaria y cada día se agregan más. Por encima de sus diferentes culturas, idiomas, tradiciones y particulares intereses y necesidades, las mujeres del mundo enlazadas bajo la consigna “Si nuestro Trabajo No vale, Produzcan Sin Nosotras” se harán escuchar a través de un atronador grito multiplicado por millones de voces.

#8M Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Los orígenes de la conmemoración que se ha convertido en reivindicación política para el movimiento de mujeres no tiene una fecha precisa en el calendario. Sabemos que en noviembre de 1909 se llevó adelante la huelga conocida como de las camiseras o Levantamiento de las 20000, organizada por obreras de la confección, que movilizó a 20.000 mujeres en Nueva York. Al año siguiente, en 1910, durante el Congreso Internacional de Mujeres Socialistas, la socialdemócrata alemana Clara Zetkin, propuso la fecha como Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Como hecho emblemático aparece el incendio ocurrido en marzo de 1911 donde 140 empleadas de la fábrica textil Cotton de Nueva York murieron, calcinadas algunas, arrojadas al vacío otras, en un siniestro probablemente provocado por el dueño del establecimiento. Las obreras protestaban, encerradas en el edificio, en reclamo de mejoras en las condiciones de trabajo y por una jornada de 8 horas. La tragedia tuvo fuertes repercusiones en la legislación laboral de EEEUU y ha quedado en la memoria colectiva asociada al origen de la conmemoración del día de la mujer.

A partir de 1914 comenzó celebrarse a nivel mundial. De este modo, tradiciones opuestas convergen en los inicios del establecimiento del día internacional de la mujer trabajadora en marzo de cada año y en el carácter organizado, internacionalista y fuertemente político de la fecha.

Este 8 de marzo recuperamos ese matiz político e internacionalista de la conmemoración  luego de años de licuación de sentidos, de cierta banalización de la lucha original, de bombones y regalos. El sentido de solidaridad, de causa compartida y de reivindicación de derechos ha recuperado su fuerza en los discursos y las prácticas que desembocarán en este paro mundial.

Del #NiUnaMenos al #ParoDeMujeres

Foto gentileza Claudia Laudano

Foto gentileza Claudia Laudano

Existen varios antecedentes que pueden relacionarse con esta experiencia de paro de mujeres. Sin dudas que la actual tiene un fuerte aire de familia con el día libre de mujeres, realizado el 24 de octubre de 1975 en Islandia cuando el 90% de las islandesas abandonaron sus puestos de trabajo para participar de una manifestación que pasó a la historia.

Nuestro #8M comienza a gestarse hace muchos meses y tiene un precedente directo aquí en Argentina, precisamente en el anterior #ParoDeMujeres del 19 de octubre de 2016. Esa acción, generada por el colectivo feminista #NiUnaMenos, con motivo del femicidio de Lucía Pérez, replicado en la mayoría de los países de América Latina y El Caribe, se trató de un paro de mujeres de una hora a mediodía, acompañado de multitudinarias marchas en todo el territorio, bajo el lema #VivasNosQueremos. Recordemos que acababa de producirse la represión en el Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario y siete femicidios en una misma semana.

Al otro extremo del Atlántico, también en octubre, se producía lo que se conoció como el lunes negro polaco. En Polonia, las mujeres pararon en protesta por nuevas restricciones a ley de aborto propuestas desde el Ejecutivo. El proyecto de ley intentaba introducir la penalización del aborto, incluso del aborto espontáneo o del realizado como consecuencia de  una violación. Ante la presión ejercida por miles de mujeres en ese país, el Parlamento polaco rechazó finalmente las modificaciones.

A fines de ese mismo mes de octubre se realizó el segundo paro polaco contra la violencia y la ignorancia, por parte del Estado, de las problemáticas de las mujeres. Tras esa jornada, las feministas polacas comenzaron a conectarse con los movimientos de mujeres del resto del mundo para organizar una acción global conjunta. Las primeras en tomar contacto fueron las coreanas del Sur, las rusas y las argentinas.

Una de las primeras decisiones fue concretar una acción pública el 25 de noviembre, Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres y elegir el 8 de marzo para el Paro Internacional de Mujeres (PIM) bajo el lema “la Solidaridad es nuestra arma”. A partir de ese momento creció la organización, las estrategias de comunicación, las redes. Se sumaron cada semana más y más países hasta llegar a los 50 cuyas mujeres pararán este #8M. El listado completo, que puede crecer en las próximas horas, abarca Alemania, Argentina, Australia, Bolivia, Bosnia y Herzegovina, Brasil, Camboya, Chad, Chile, Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, República Checa, Ecuador, El Salvador, España, Escocia, Estados Unidos, Fiji, Finlandia, Francia, Guatemala, Honduras, Hungría, Inglaterra, Islandia, Israel, Italia, Lituania, México, Montenegro, Nicaragua, Noruega, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polonia, Portugal, República Dominicana, República de Irlanda, Rusia, Senegal, Suecia, Tailandia, Turquía, Ucrania, Uruguay y Venezuela.

#NosotrasParamos en toda la Argentina

17098329_758479297644416_1737721328206503753_n

En Argentina más de 100 asambleas han sesionado durante meses de manera intensa, horizontal, democrática, a lo largo y ancho del país. Se han acordado demandas, se han consensuado reclamos y modalidades para un paro que si bien será de 24 horas, encontrará entre las 12 y las 13, exactamente a mediodía, su pico más agudo de acatamiento en los distintos lugares de trabajo, desde el sector público al privado, en las escuelas, universidades, en los medios de comunicación, en los hogares.

Las modalidades del paro se adecuarán a las realidades laborales actuales y de cada mujer. Habrá paro activo con cese de actividades, asambleas en los lugares de trabajo con discusión de documentos o charlas-debate, panfleteadas, stenciliadas, volanteadas, graffiteadas, perfomances e intervenciones artísticas en plazas y parques. Habrá bocinazos en las esquinas, acciones artivistas, llaverazos y huelga de brazos caídos. Sí, el paro encuentra a las mujeres en el ámbito público y en el ámbito privado. Las mujeres pararán para visibilizar también el trabajo reproductivo: las tareas de cuidado de niñas, niños y adultos mayores, las tareas de limpieza, cocina y lavado.

Luego, a la tarde, habrá una marcha en cada una de las ciudades del país que ha constituido asambleas. Se trata de una convocatoria para que todas las organizaciones y colectivas marchen juntas para cerrar la jornada en sororidad.

En Buenos Aires más de 7 ramales de trenes del conurbano estarán disponibles para las mujeres que, de este modo, podrán llegar a la gran Marcha que irá de Congreso a Plaza de Mayo en lo que han denominado el #Trenazo.

En Mendoza: Asamblea de Mujeres

IMG_0403

En Mendoza, alrededor de 60 organizaciones conforman la Asamblea de Mujeres nucleando a colectivas feministas, agrupaciones de mujeres de partidos políticos, sindicatos, asociaciones civiles, sociales, de mujeres campesinas, feministas autoconvocadas, autónomas, académicas, periodistas y estudiantes.

Como en el resto del país, en nuestra provincia lo más importante ha sido la organización, la solidaridad, el consenso. Las reuniones semanales permitieron ajustar cada detalle y debatir punto por punto, desde los acuerdos alcanzados para el documento público que se leerá al finalizar la marcha del 8M, hasta la conformación de cada una de las comisiones que fueron dando forma a este PIM en su versión local. Fue necesaria la creación de la comisión de seguridad y logística para cuidarnos entre todas en la gran marcha que partirá del nudo de Costanera y Vicente Zapata a las 18 el miércoles; la comisión de prensa y difusión para la elaboración de los documentos y el contacto con los medios de comunicación; la de organización del festival de cierre de la marcha; la de las intervenciones artísticas. El trabajo en asambleas requiere decisiones, acuerdos, es política feminista en acción y como práctica política que caracteriza al feminismo, permite la horizontalidad en la toma de las decisiones, el consenso, la circulación de la palabra y el respeto por las diferencias.

Sin Asamblea de Mujeres Mendoza no hubiera sido posible una construcción política tan diversa, múltiple y productiva como la que hoy convoca a este paro y marcha por los derechos que nos faltan. Confluyeron allí mujeres de tradiciones políticas diferentes, de edades que van desde los 20 hasta los más de 60, de oficios, profesiones y formaciones variadas, con trayectorias muy distintas, con y sin pertenencia a partidos políticos, representando a colectivas feministas o autoconvocadas por su sola identidad como tales.

El abanico de organizaciones que dan forma a la Asamblea de Mujeres de Mendoza, en permanente articulación con la Asamblea Nacional, pudo escribir así este capítulo de la historia del movimiento de mujeres local, nacional e internacional. Algunos de los reclamos más importantes que se desprenden de los acuerdos alcanzados por la Asamblea son la visibilización del trabajo de las mujeres, el deterioro en las condiciones laborales del último tiempo, el reconocimiento de las tareas de cuidado, limpieza y cocina al interior del hogar como trabajo reproductivo, una vida libre de todo tipo de violencias, el ejercicio pleno de los derechos sexuales y reproductivos, la aplicación de la ley de educación sexual integral en todas las escuelas, la paridad en los cargos públicos y políticos y una mujer con perspectiva de género en la corte suprema de Mendoza.

El miércoles las mujeres de Mendoza paran junto a las mujeres de Argentina y el mundo. El miércoles a las 18, las mujeres de Mendoza marchan desde Costanera y Vicente Zapata porque #VivasYLibresNosQueremos