Los juicios mendocinos por delitos de Lesa Humanidad reanudan sus audiencias en febrero

Dos juicios por delitos de lesa humanidad se están desarrollando en la ciudad de Mendoza. Por un lado, el IV juicio por delitos de lesa humanidad, la denominada Megacausa, que comprende los delitos llevados a cabo en el D2 (torturas, ataques sexuales, maltrato físico y psicológico) y resulta de la acumulación de alrededor de 20 causas por esos delitos de lesa humanidad. El juicio comenzó el 17 de de febrero de 2014 y lleva ya 184 audiencias. Las instituciones involucradas en los delitos a través de sus jefes, personal a cargo, responsables y subalternos son las Fuerzas Armadas, la policía de la Provincia, la penitenciaria provincial y cuatro jueces de la justicia federal que omitieron investigar asesinatos, crímenes y delitos, convirtiéndose, de este modo, en cómplices. Esta Megacausa está en etapa de alegatos y se espera que en el curso de las próximas semanas, finalice.

La Megacausa - IV Juicio por delitos de lesa humanidad Foto: Gentileza Colectivo Blog Juiciosmendoza

La Megacausa – IV Juicio por delitos de lesa humanidad
Foto: Gentileza Colectivo Blog Juiciosmendoza

 

El otro juicio en marcha es el sexto llevado adelante en la Provincia, también identificado como una megacausa ya que involucra 12 causas relacionadas, 28 acusados, 86 víctimas y 11 imputados. Dio inicio el 27 de octubre de 2016 y tuvo su momento, hasta ahora, más tenso con la presencia, vía teleconferencia, de Luciano Benjamín Menéndez, exjefe del III Cuerpo del Ejército, que cumple 14 sentencias por crímenes de lesa humanidad y que respondió por primera vez a las preguntas de un tribunal federal mendocino.

Por otro lado, es juzgado también en este juicio, el excomisario de la policía de Mendoza y agente de Infantería durante la Dictadura, Carlos Rico, quien estuvo prófugo con pedido de captura internacional. Recordemos que Rico fue funcionario del Ministerio de Seguridad durante la gestión de Celso Jaque, en democracia.

MEDH, Subsecretaría de DDHH de la Nación, Ministerio Público: querellantes en el VI juicio Foto: Gentileza Colectivo Blog Juiciosmendoza

MEDH, Ministerio Público, Subsecretaría de DDHH de la Nación: querellantes en el VI juicio
Foto: Gentileza Colectivo Blog Juiciosmendoza

 

Ayer se reanudaron las audiencias en el VI juicio. La semana próxima se retoma la Megacausa en su etapa final. Desde ZEPA seguiremos el curso de ambas instancias a través de las crónicas periodísticas que el Blog Juiciosmendoza produce haciendo una entrega minuciosa y comprometida por la Memoria, la Verdad y la Justicia.

A continuación compartimos la sesión de reapertura del VI juicio luego de la feria judicial del mes de enero.

Crónica del día

AUDIENCIA 7/ DE VUELTA AL RUEDO

Lectura de los requerimientos del VI Juicio Foto: Gentileza Colectivo Blog Juiciosmendoza

Lectura de los requerimientos del VI Juicio
Foto: Gentileza Colectivo Blog Juiciosmendoza

02-02-17| En la primera jornada de 2017 reaparecieron los delitos cometidos dentro del D2. De la lectura del Requerimiento de Elevación a Juicio surgieron dos causas. Una tiene como víctima a Olga Marzetti y la otra a Oscar Pérez, con un nuevo imputado: el policía Roberto Usinger. Además, se inició la lectura de lo acontecido en Campo Los Andes, donde ocho hombres permanecieron secuestrados en condición de rehenes.

Oscar Miguel Pérez, chileno, tenía 23 años cuando el 8 de mayo de 1979 fue detenido por un Grupo de Tareas del D2 en las inmediaciones de su domicilio del Barrio San Martín. Era militante de la Juventud Peronista y simpatizaba con el PRT-ERP. Ya en el Centro Clandestino de Detención (CCD) fue sometido a los habituales vejámenes hasta que, 20 días después, el vicecónsul de Chile se interesó por su situación y fue legalizado.

El 28 de junio, Pérez fue trasladado, “en depósito”, a la Penitenciaría. Meses después lo llevaron a la U9 de La Plata y circuló por varias cárceles del país hasta que fue liberado en 1983, desde Rawson.

Durante los 51 días que duró su detención en el D2 compartió cautiverio con un grupo de armeros que conocían personalmente a los miembros del D2 y los llamaban por su nombre. Así, la víctima pudo reconocer a sus captores y establecer las funciones que allí cumplían. Señaló que Juan A. Oyarzabal, quien fingía ser porteño, conducía la tortura. Tuvo trato, a cara a cara, con Scachi, Sosa, Fernández y con el imputado en esta causa, Roberto Usinger, apodado el Ruso. Éste era el encargado de llevarlo de la celda a la sala de tormentos e incluso participaba del grupo de torturadores.

De acuerdo al escrito de la Fiscalía, está acreditado que Usinger formó parte de los hechos que se le adjudican. Si bien en su legajo quedó desdibujada su pertenencia al D2, para la fecha de los hechos, fue calificado por jefes de esa dependencia con un “Distinguido”.

Asimismo, la descripción detallada de las características morfológicas realizada por Pérez coincide totalmente con la figura de Usinger. Además, otras personas detenidas en los mismos días ratificaron las torturas y, paralelamente, reconocieron a Usinger como miembro activo del D2.

Con todos estos elementos disponibles, la Fiscalía solicitó la imputación de Roberto Usinger como coautor de:
–    Privación abusiva de la libertad
–    Tormentos Agravados
–    Asociación Ilícita.

Causas Acumuladas
A través de la lectura realizada por la secretaria del Tribunal, Natalia Suarez, comenzaron a desgranarse una serie de causas, en algunos casos por hechos inconexos, agrupados para esta Megacausa.

La primera es la que tiene como víctima a Olga Marzetti, ya fallecida, quien fuera detenida el 22 de junio de 1976 por la patota del D2 y liberada a fines del año siguiente. La mujer era secretaria de Actas del Sindicato Gráfico y se le atribuía proximidad con Montoneros. Compartió cautiverio con sindicalistas de otras ramas laborales como Roque Luna, David Blanco, Alberto Córdoba y otras/os. Sufrió los aberrantes delitos que había protocolizado el D2, maltratos, torturas, ataques sexuales y todo aquello que contribuyera a menoscabar la integridad física y psicológica de las personas.

Seguidamente, se dio inicio a la lectura de la causa que da cuenta del traslado clandestino de 8 detenidos en la Penitenciaría, con destino a la Compañía de Telecomunicaciones 141 Campo Los Andes del Ejército, sita en el departamento de Tunuyán. El episodio aconteció en octubre de 1976, cuando el Gral. Videla, entonces Jefe de la Junta de Comandantes y Presidente de facto, visitó la Provincia. En ese contexto, Oscar Armando Bustamante, Juan Sgroi, Juan Carlos Zárate, Hermes Ocaña, Juan Koncurat, Claudio Sarrode, Walter Salinas y Carlos Pardini fueron sacados subrepticiamente del penal en dos grupos de cuatro prisioneros; el primero el 22 y el segundo el 28 de octubre, con destino a Campo Los Andes. Por aquellos días el jefe de la unidad era José Evencio Paz.

Los prisioneros eran militantes de distintas organizaciones que habían sido detenidos antes del Golpe militar y eran parte de una lista de 11 presos cuyo traslado estaba previsto con antelación. Estuvieron secuestrados hasta el 29 de diciembre de 1976, sin que sus familiares supieran nada de ellos. Durante su estancia en Campo Los Andes, recibieron malos tratos y amenazas de fusilamiento; durante la noche eran encadenados a los catres. Según se puede inferir, los ocho jóvenes fueron destinados a esa unidad militar en calidad de rehenes con motivo de la presencia de Videla en el lugar. Dos meses después, los regresaron a la Penitenciaría.

Oscar Armando Bustamante pertenecía al ERP-PRT, fue sorprendido junto a Miguel Rodríguez y Juan Carlos Astudillo en el momento en que panfleteaban frente a la fábrica Carbometal. Al ser descubiertos por la policía intentaron huir y fueron tiroteados. Bustamante resultó herido de bala. El hecho acaeció el 19 de noviembre de 1975 y días después el joven fue trasladado a la Penitenciaría.

A esta altura, el presidente del Tribunal decidió pasar a cuarto intermedio hasta el jueves 9 de febrero.

 

Por Colectivo Blog Juiciosmendoza

(https://juiciosmendoza6.wordpress.com/)