Vicisitudes de la vida cotidiana

Fotografía: gentileza M.A.f.I.A.
Fotografía: gentileza M.A.f.I.A.

 

Por Pablo Doti

– A los únicos que favorece con el veto a la ley de prevención de la Trombofilia es a los laboratorios. En ese sentido las medidas económicas siempre están orientadas igual… Lo mismo pasó con el aceite de marihuana: por un lado aprobaron la comercialización por receta, ergo, proveniente de laboratorio y, por el otro, penaron la tenencia de plantas. Es decir: para los laboratorios, plata, para el pueblo, cana…

– ¡Ay, callate! Sí él es bueno, viene a arreglar todo lo que hizo la otra vieja loca.

– ¿Qué cosas “que hizo”? Porque yo reconozco que hubo corrupción, pero nunca como en este gobierno. Encima, al menos, ella gobernaba para la gente. Este tipo es un mercenario que juega para los millonarios. Está muy claro eso.

– ¡Ay sí, seguro que ella es pobre! ¿No viste toda la plata que tiene? Lanata contó que de la herencia del tuerto es la guita del fútbol para todos.

– … el patrimonio que le han podido demostrar es el que ella declaró: 15 millones. No es una suma despreciable, para nada. Pero frente a los 135 mil del doscientas catorce veces encausado…

– ¿Encausado? ¿Cómo puede ser? Yo no he visto nada…

– No ha visto nada porque mira tele. Y la tele no informa doña Rosa, esos son unos hijos de puta que se mueven de acuerdo a sus intereses…

– Ay nene, si son gente buena, la yegua era la loca. ¿Viste que a la hija le encontraron 4 millones? ¿A vos te parece?

– No fue así, eso de que le “encontraron” fue un verso de los medios doña Rosa…

– ¡Pero no, nene! Lanata no miente, esos son los k.

– Mire, le doy unos ejemplos: ¿Se acuerda de Milagro Salas?

– Sí, la chorra que está presa en Jujuy.

– Está “presa” bajo la figura de prisión preventiva, no condenada. Y los motivos por las cuales la tienen son absolutamente arbitrarios…

– ¡Pero no nene, si esa mujer tiene un ejército! ¡Además vende droga! ¡Pero en qué mundo vivís vos!

– Y si tiene un ejército… ¿cómo es que no han salido a rescatarla? Porque a esta altura y habiendo desoído los pedidos de la ONU, la OEA y el Pancho I para su libertad, es más que evidente que no la van a soltar.

– No sé…

– Y…

– ¡Ay nene, la verdad a mí no me importan esas cosas: está presa y ya está! Me voy mejor, con vos no se puede hablar.