Todo pasa a un metro de nuestras patas

varios_scafati_padilla27-12-16

Ilustración: Luis Scafati

 

Por Marcelo Padilla

Y si se agota el cristal habrá cerámica gorda y pesada/ será nuestra tierra y barro de los antiguos pajonales/cañaverales fantasmas/cunetas con gusarapos/aunque lleve vómito esa agua será nuestro
vómito
furioso y sanador/
con los ojos vidriosos por el pegamento de los niños
basura hedor pañales cagados repartidos por los cimarrones
nuestros/
¿Será la nueva especie que embaraza su oprobio para escupir guachos guerreros sin conciencia de nada?
Si
y los pulmones del planeta sucio?
y lo sucio de la vida en ache d?
estremece una poesía como un mantra
frágil
funeral e ingrávida
una grieta que duele por rascarnos la comezón de los labios/ de los besos que podemos dar y no damos/
te toco
te abrazo…
y ahí sí 
me enamoro de nuevo/
me enamoro de nuevo todos los días atravesados
beso la piel
y con la lengua de los gatos vamos curando
no hay que entender nada: todo pasa a un metro de nuestras patas/como ver a un elefante dormido sin saber de su mórbida esperanza paso al costado de un viento malo que se lleva las buenas memorias que remontan en el cielo y se pierden/
como a un amor que no veré jamás sin saber si el abrazo que nos dimos pa siempre todavía vibra paso al costado de un escuadrón de infantería pa que no me den la cachiporra por mis hábitos de andar con alhajas senegalesas/
como un mar desnudo al sol contaminado sin saber cuántos ahogados acumula en su buche, paso al costado pa que no me trague por seducción suicida/
como una manada de vikingos ebrios sin patria ni nación sin saber si el abismo los dejará con sus cascos de cuernos clavados en sus pechos paso al costado pa no escuchar el canto de la muerte/
como una serpiente hirviendo en el pedemonte escondida sin saber del desguace que la tendrá partida con un hacha, paso al costado pa que no me avise con su veneno que la extinción es la constante fuga de las piedras/
como estar en un hoyo donde se cocina el curanto de los curanderos sin saber que la malicia es más veloz que un siete cuchillos paso al costado pa no fraguar el aleteo/
la nubes la carne los crisantemos secados al sol la escarnia y los huesos de los padecientes complotan en un plan la asonada, un chicotazo a todos los venenos coloniales
una lluvia que refresque a las villas y a los barrios
los demás
los demás
están de fiesta.