“Ellas hacen”, docentes trabajan y la DGE no paga

La Dirección General de Escuelas (DGE) adeuda, hace 19 meses, el pago a más de 200 docentes que desempeñaron tareas en el programa “Ellas hacen”. Agotadas todas las instancias de reclamo, hacen público su reclamo.

ellashacen

Más de 200 docentes que trabajaron, en distintos barrios del oeste de la Ciudad de Mendoza y en el departamento de San Martín, para el programa de formación y finalización de estudios denominado “Ellas hacen” aún no reciben sus pagos. “Desde el mes de junio de 2015 a la fecha, no hemos cobrado los haberes correspondientes por nuestras funciones. No sólo nos hemos visto sorprendidos por el menosprecio a nuestra labor ante la ausencia total de diálogo por parte de la DGE, sino que también nos encontramos en un terreno de desesperada angustia económica”, aseguran.

Ya han transcurrido 19 meses sin percibir el pago correspondiente a 6 meses de trabajo docente, desde julio de 2015 a diciembre del mismo año. Por esta razón, y agotadas todas las instancias de reclamo, han decidido hacer pública su situación y exigir el pago inmediato.

¿Qué es (o era) el programa “Ellas Hacen”?

El programa “Ellas Hacen” se creó en el año 2009. Destinada a mujeres en situación de vulnerabilidad socioeconómica, la iniciativa promovía la finalización de estudios y otros espacios de formación. A cambio, las beneficiarias realizaban una contraprestación de servicios, recibiendo capacitación laboral con el objetivo de posibilitar la conformación de una cooperativa de trabajo. Es decir que la esencia era fomentar la terminalidad de estudios y lograr una salida laboral.

Para cumplir funciones en el programa “Ellas Hacen”, los docentes acreditaban su aptitud mediante la presentación de CV y carpeta de antecedentes. La posesión de horas cátedra se regía mediante la firma de un “Acta de asignación de horas cátedra”, la cual era rubricada por los directivos de la escuela y la DGE. En el acta se estipulaban los plazos de la duración del cargo en base al cronograma del ciclo lectivo. Como suele darse bajo esta modalidad, los docentes no sólo no han gozado de todos los beneficios de una relación laboral (aportes jubilatorios,  obra social, etc.), sino que también la remuneración percibida fue menor a la de sus pares, aún cuando las tareas desempeñadas eran las mismas.

El principio del fin

Este grupo de docentes organizados afirma que hasta el año 2015 no habían tenido dificultades, “siempre percibimos el pago de manera diferida al mes trabajado pero con cierto grado de regularidad”. Es a partir del ciclo 2015 que comenzaron a presentarse dificultades y retrasos en el pago de haberes. En junio de ese año el panorama se tornó oscuro, ya que directamente el pago de sueldos  se congeló. Desde entonces hubo distintos intentos de diálogo pero no han recibido una respuesta oficial que de muestras de la voluntad de hacerse eco del justo reclamo y buscar una solución.

Cabe destacar que las partidas presupuestarias siempre fueron giradas a término desde Nación. “El problema residió en la falta de claridad en la administración local de los fondos ya que implicaba tanto a la provincia, a la DGE, como a los distintos municipios donde se aplicaba el programa. De esta manera la descentralización dejaba lugar al manejo discrecional de los fondos”, advierten.

A partir del cambio de gestión provincial, en diciembre del año pasado, la continuidad del programa se mantuvo sólo para sostener la formación de las beneficiarias que se encontraban a mitad del trayecto. Sin embargo, los contratos de los docentes vencieron en diciembre de 2015 y no se renovaron. No se conocen con claridad cuáles son las características de implementación de “Ellas hacen” en la actualidad pero sí que hay más de 200 docentes que aún no cobran 6 meses de trabajo. Esto implica, en algunos casos, una suma que asciende a más de $25.000 pesos según la carga horaria de cada asignatura. Por esta razón es que los docentes, organizados, ahora exigen a las autoridades de la DGE el pago inmediato de lo adeudado.