Moraleja

fuckyou_doti_10-12-16

Fotografía gentileza M.A.f.I.A.

 

Por Pablo Doti

– Espero que el tipo ese no vaya a hacer la denuncia…
– Pero, ¿cómo fue?
– Nada, yo venía bien, por la ciclovía. Pasé y no frené, es verdad lo que dice el tipo ese, pero nunca puse en riesgo su vida.
– ¿Y entonces por qué se pelearon?
– Lo que pasa es que me re puteó. Yo me paré para explicarle que no era para tanto porque no había puesto en riesgo su vida en ningún momento. Pero no sé, el boludo me re puteó. Por eso me bajé. Y me empujó. Y ahí se fue todo a la mierda. Le encajé una trompada en la cara y me le fui encima. El que pega primero pega dos veces.
– Sí, ya sé. Pero… ¿te tiró al piso?
– Sí… bah, en realidad me caí a la acequia… Cuando lo atropellé no vi que estaba y el tipo, que viste que era más flaco, una larva; alcanzó a saltar y yo no. Por eso me caí. Pero no pasó nada, ahí nomás me levanté.
– ¿Los separó la policía?
– No, unos que pasaban.  A mí me preocupa que el tipo este me vaya a denunciar. Con tu madre tenemos pagado el viaje a Europa y no me gustaría que por esto se arruine.
– ¿Y vos pensás que te va a denunciar?
– Mirá, creería que no. ¿Sabés por qué? Porque cuando estábamos ahí le ofrecí unos mangos – hay que ser precavido, mejor gastarse unos pesos para evitar males mayores – y no me los aceptó. El boludo me dijo que él era docente y kirchnerista, que laburaba con dignidad y que  supiera que los docentes son laburantes dignos.
Acá el hombre y su hijo gesticulan una mueca condescendiente y desdeñosa:
– Son unos boludos estos idealistas hijo, pero en situaciones como esta sirven. Yo en lugar de él me hubiera denunciado pero ellos no. ¿Entendés? Hay que ser astuto. Ahora con Macri se les va a acabar a estos boludos.