Un nuevo nunca más

Que no por nuevo es excluyente del anterior, vale aclarar.

velaapagada

Por Fabricio Imparado*

La inmunda realidad descubierta en el instituto Próvolo sorprendió a algunas/os. A otras/os no.

La sorpresa vino de la mano de la aberración de los hechos descriptos por las víctimas, más no de la calidad sacerdotal de los presuntos autores ya que, debo decirlo, nadie hasta ahora puso en tela de juicio la autoría y comisión de los hechos…

También debo decir que no es la única vez que la iglesia se ve envuelta en semejantes escándalos, e incluso en Mendoza por estos días han tomado estado público denuncias en relación a las prácticas del Verbo Encarnado y los audios que comprometen (no sin dar escalofríos) al cura Yáñez.

No confundamos: no se trata de ensañamiento con la iglesia, sino consideración objetiva de las pruebas. ¿O acaso no existe una responsabilidad palmaria de quienes trasladaron a Mendoza al cura Corradi? ¿No lo estaban ocultando? ¿No se dieron otros traslados similares ante acusaciones de delitos sexuales? ¿No existieron denuncias en 2008 por abusos en el mentado instituto? ¿Y qué decir de la participación de la iglesia en la dictadura? Y podemos seguir.

El Estado y la sociedad en su conjunto intervinieron: la senadora Daniela García abrió la caja de Pandora, posibilitando con una rápida reacción la toma de medidas por parte del Ministerio Público, el Órgano Administrativo Local, la Dirección General de Escuelas, el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, Ministerio de Seguridad, la Defensoría de las Personas con Discapacidad y seguramente otros actores del Estado que estoy aquí omitiendo. Por su parte la sociedad civil, familiares de víctimas, abogados y otros interesados se manifestaron públicamente en repudio del espanto, las omisiones, la desidia y el dolor. Informaron y denunciaron con coraje ejemplar, aclararon los hechos y siguen en pie de lucha sin banderas políticas, sin intencionalidades y sólo con el sufrimiento como combustible inagotable de su lucha.

Lo que nos preguntamos es si va a ser necesario que se conozcan nuevos abusos, vejaciones, humillaciones, pedofilia, violaciones, aberración, ocultamiento, complicidad, depravación y/o como quieran llamarlo para ver a un Estado tan eficiente y activo y una sociedad organizada.

Queremos, esperamos e instamos a que no sea así.

La ley nacional de protección integral de los derechos de niñas, niños y adolescentes N°26.061, en su artículo 4 inc. c. dispone: “las políticas públicas de la niñez y adolescencia se elaborarán de acuerdo a las siguientes pautas: Gestión asociada de los organismos de gobierno en sus distintos niveles en coordinación con la sociedad civil, con capacitación y fiscalización permanente.”

Si bien el accionar general  frente a un hecho de la magnitud ocurrido en el Instituto Próvolo puede resultar reactivo, debemos considerar lo ocurrido no como una respuesta espasmódica que será habitual a partir del conocimiento de hechos, sino como una alerta y una oportunidad que nos permita afrontar el flagelo de los abusos sexuales, tratos crueles, inhumanos o degradantes en toda institución cerrada o de cualquier naturaleza, como así también ayudar a reparar los efectos que sufren las actuales víctimas.

curasprovolo

Los sacerdotes acusados, Nicola Corradi (82) y Horacio Corbacho (56), se encuentran detenidos en la cárcel de Boulogne Sur Mer. (Fotomontaje)

Las prácticas que ahora vieron la luz nos colocan en un lugar de oscuridad y dolor colectivo, donde el Estado como garante debe hacerse cargo, generando y llevando a cabo acciones positivas en función de restituir la dignidad humana. Los antecedentes nos interpelan a actuar en consecuencia y de manera preventiva.

Sabemos de la multiplicidad de esfuerzos que se están llevando adelante con el fin de paliar el emergente producido en ese instituto cuyo nombre quedará para siempre en la infamia (le guste a quien le guste), pero entendemos que esto no puede quedar en una medida coyuntural, que la dispersión de esfuerzos puede generar confusión o superposición de acciones por lo que se hace indispensable la creación de una instancia permanente con capacidad de actuar y decidir, fortaleciendo los roles de los distintos actores, reactivando los marcos legales vigentes y cuya aplicación evidentemente se omitió, para lograr como resultado optimizar los mecanismos, tratamiento de casos, formulación de nuevas acciones que permitan garantizar el correcto y legal  funcionamiento del sistema educativo que contiene niños, niñas y adolescentes y otras personas en situación vulnerable.

En concreto, desde la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura hemos propuesto a las autoridades de la provincia la creación de una instancia de contralor externa, con funciones de inspección periódica y sin aviso y seguimiento de todo lo que ocurre en establecimientos de educación, sean laicos como confesionales, que esperamos sirva de paliativo y prevención de otros hechos similares que, en la actualidad, se pueden estar dando ante nuestros ojos sin darnos cuenta. Por supuesto, la iniciativa sólo supone la coordinación de las áreas competentes y un accionar más eficiente, y no implica erogación alguna ni creación de cargos.

Los efectos de las aberraciones cometidas posiblemente serán irreversibles, pero estamos convencidos que se pueden realizar acciones para evitar futuras vulneraciones y en eso radica nuestra posición. Estamos dispuestos a hacer lo necesario, pero solos no vamos a poder y por eso llamamos a la sociedad en su conjunto, fuerzas políticas, Estado y familiares de víctimas a realizar aportes.

Por un nuevo y vehemente “Nunca Más”.

*PROCURADOR DE LAS PERSONAS PRIVADAS DE LIBERTAD
COMISIÓN PROVINCIAL DE PREVENCIÓN DE LA TORTURA, MENDOZA