Una marea que no se detiene: Colectivo CyU, un año de militancia por la ciencia y la educación públicas

Al calor de la militancia espontánea y en defensa de los derechos y avances alcanzados en la última década, nacía hace un año en Mendoza el Colectivo Ciencia y Universidad – Ni un paso atrás (CyU). Mientras Arsat es vaciada por la gestión de Macri ejecutándose sólo el 10% del presupuesto asignado para este año y con un ingreso de menos de la mitad de nuevos investigadores/as al Conicet para 2017 respecto del concurso 2015 (sólo 385), CyU no ha dejado de levantar la voz en defensa de la ciencia y la educación públicas con diferentes acciones a lo largo de estos 12 meses de vida.

Plenaria de organización. CyU daba sus primeros pasos en noviembre de 2015 Foto: Gentileza CyU

Plenaria de organización. CyU daba sus primeros pasos en noviembre de 2015
Foto: Gentileza CyU

La gestión de Barañao al frente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva desde la asunción de Macri sólo ha significado pérdidas y desazón para el sector. Las últimas noticias reseñan un panorama que ilustra doce meses de medidas de achique y retaceos: el año próximo ingresarán solamente 385 nuevos investigadores e investigadoras al Conicet, menos de la mitad de los que entraron en el concurso anterior, en 2015. En pocas palabras es un 60% menos de ingresos a la carrera. Esto puede leerse como el menor número de ingresantes de la última década y retrotrae al Conicet a niveles anteriores al 2004. Por otro lado, Arsat únicamente ha ejecutado durante 2016 el 10% del presupuesto asignado para este año y sufrió en noviembre un recorte de 1700 millones de la partida anual.

La contracara de las políticas oficiales en el sector de ciencia y técnica tiene hoy un alto grado de organización en un área que encontró en la resistencia y la defensa de su espacio una voz que no ha dejado de expresarse desde noviembre del año pasado. El inédito grado articulación y expresión  alcanzada por científicos y científicas de todo el país junto a docentes de universidades nacionales muestra hasta qué punto los logros de la última década habían calado en la comunidad científica y el por qué del nacimiento de Científicos y Universitarios Autoconvocados, la agrupación a nivel nacional, y de Ciencia y Universidad – Ni un paso atrás (CyU), el colectivo científico cuyano.

En defensa de los logros en materia de ciencia y técnica y ampliación de derechos

El documento público que dio origen al Colectivo y que fue leído en un masivo acto en el parque San Martín en noviembre de 2015 comenzaba diciendo:

“Investigadoras/es, becarias/os, técnicos y personal de apoyo como trabajadores y trabajadoras del CONICET Mendoza; docentes universitarios junto a estudiantes y graduados/as de las Universidades públicas de Mendoza: Universidad Nacional de Cuyo y UTN hemos conformado el colectivo CIENCIA Y TÉCNICA, NI UN PASO ATRÁS, que nos nuclea en defensa de los logros en materia de ciencia y técnica y ampliación de derechos de la última década en Argentina”.

El texto sostenía que la ciencia pública investiga para resolver problemas socialmente relevantes y que su agenda no puede estar determinada por las reglas del mercado. Ésa ha sido la bandera más fuerte de CyU durante todo este año y el discurso sostenido de manera unánime por sus voceros a lo largo de todas las intervenciones que hicieron durante aquellas intensas semanas de finales del año pasado.

Aquel documento de presentación en sociedad del Colectivo hacía además un resumen de los principales logros alcanzados en ciencia y técnica durante la última década que hoy es importante traer a la memoria:

“Queremos brevemente enumerar las transformaciones que nuestro sector tuvo como consecuencia de las políticas llevadas adelante:
– aumento del presupuesto destinado a ciencia (del 0,3 al 0,6% del PBI) y a educación (del 3,7 al 6,5% del PBI)
– plan nacional de Ciencia y Tecnología
– creación de nuevas universidades
– impulso del Programa Raíces, que significó la repatriación de 1.150 científicos/as argentinos y la construcción y equipamiento de institutos de investigación
– plan Argentina Innovadora 2020 que establece las líneas de investigación estratégica y da pautas a las políticas del sector
– ampliación de la planta de investigadoras/es en tres veces su tamaño: entre 2003 y 2014 prácticamente se triplicó la planta de investigadores
– ampliación de la planta de becarios/as en cuatro veces su tamaño: se cuadruplicó el número de becarios. Hoy CONICET cuenta con 9507 becarios/as, 8508 investigadores/as, 2425 técnicos/as y 1372 administrativos.
– Como caso testigo, sólo en Mendoza, la inversión en Ciencia y Tecnología para el año 2001 era de $40.864.000. En el año 2013 fue de $793.830.000. El aumento corresponde a 19 veces. Dicho de otro modo, el 1.942%”.

#NoNosDaLoMismo

Como en otras partes del país y de manera inaugural para nuestra Provincia, docentes universitarios y científicos/as del Conicet salieron a la calle a militar la causa. Caminaron las plazas y hablaron a la ciudadanía, acercando a quien quisiera escuchar, no solamente las demandas del sector, sino sus temas de investigación, las variadas formas de abordarlos, los avances conquistados y el riesgo que podía significar una política de gobierno contraria a la idea de una ciencia y una educación públicas. Así nacieron “La ciencia a la calle” y las clases públicas.

Investigadores e investigadoras del Conicet y de la UNCUYO haciendo "Ciencia en la calle" en noviembre de 2015 Foto: Gentileza CyU

Investigadores e investigadoras del Conicet y de la UNCUYO haciendo “Ciencia en la calle” en noviembre de 2015
Foto: Gentileza CyU

Clase pública de docentes universitarios en la Peatonal Sarmiento en noviembre de 2015 Foto: Gentileza CyU

Clase pública de docentes universitarios en la Peatonal Sarmiento en noviembre de 2015
Foto: Gentileza CyU

Bajo la consigna #NoNosDaLoMismo, la comunidad científica y universitaria reunida en CyU logró acuerdos básicos de organización, implementando en muy poco tiempo canales propios de comunicación interna que les permitieron reunirse, encontrarse, crecer en número y diseñar una interesante logística de comunicación hacia afuera, con los medios de comunicación. De este modo, la voz de la ciencia y la investigación, explicando a la comunidad los motivos por los cuales defendían el modelo de ciencia y educación públicas, llegó a las radios, los diarios y la televisión mendocina.

Miembros del CyU en entrevista con El Candil en Radio Nacional Foto Zepa

Miembros de CyU en entrevista con El Candil en Radio Nacional
Foto Zepa

Investigadores miembros de CyU en Radio Nihuil

Investigadores miembros de CyU en Radio Nihuil

Hubo también otro tipo de expresiones como un abrazo simbólico a los edificios representativos de los actores involucrados: el Conicet en el exCricyt y el Rectorado de la UNCUYO, y adhesiones a actividades similares en otros puntos del país.
Durante 2016, CyU logró ser reconocido como un interlocutor válido para un importante sector de la ciencia y la comunidad universitaria. Entre las acciones más visibles se concretó la presencia en el Foro Universitario por el Bicentenario, una jornada regional que reunió intelectuales de Mendoza, San Juan, San Luis, Buenos Aires y CABA.

Panel de especialistas en el Foro por el Bicentenario FCPyS UNCUYO Foto: Gentileza CyU

Panel de especialistas en el Foro por el Bicentenario FCPyS UNCUYO
Foto: Gentileza CyU

Gran convocatoria al Foro por el Bicentenario organizado por CyU. Aula Magna FCPyS UNCUYO Foto: Gentileza CyU

Gran convocatoria al Foro por el Bicentenario organizado por CyU. Aula Magna FCPyS UNCUYO
Foto: Gentileza CyU

A un año de su creación, CyU se encuentra en estado de alerta. A lo largo de 2016 se mantuvieron las plenarias y diferentes acciones de crítica a las medidas de recorte al sector: marchas, movilizaciones, entrevistas en medios de comunicación, documentos públicos. Las últimas medidas anunciadas en relación a reducción de ingresos en el Conicet, sumado a todo un año de dilaciones en entrega de subsidios, atrasos en ingresos a carrera, postergación de fechas y convocatorias, promesas incumplidas y cierres de áreas y programas en las universidades, obliga a este Colectivo, como al resto de los existentes en el país, a medidas de acción urgentes. La semana que se inicia el 12 de diciembre avizora novedades de acción militante. CyU – Ni un paso atrás sigue en marcha. Es una marea que no se detiene.