La ciencia mendocina también está en alerta

Científicos y científicas de la Provincia se reunieron con la Presidenta de la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados de la Nación. En el encuentro, además de plantear sus preocupaciones, escucharon las alternativas del conflicto en el Congreso. El ajuste pautado pondría en jaque al sistema científico de manera solo equiparable a la que se vivió en la década de los `90.

20161029_130939

Con participación de una treintena de científicos/as y becarios/as del CONICET y del INTA, la Diputada Nacional y Presidenta de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Daniela Castro, recibió las preocupaciones de la comunidad científica de la Provincia de Mendoza. En un encuentro que tuvo lugar el sábado pasado al mediodía en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Cuyo, los/as científicos/as de diferentes áreas le trasladaron a la legisladora su preocupación por el recorte presupuestario previsto para 2017.

Tanto los/as investigadores/as del CONICET como los/as del INTA transmitieron a la diputada que, de votarse el presupuesto tal cual está planteado, el sistema científico nacional entraría en un declive difícil de recuperar. Concretamente, los representantes del INTA manifestaron que este año ya están teniendo problemas con insumos esenciales como el combustible, lo que repercute en su labor cotidiana: sin movilidad no pueden llegar a los productores. En el caso del CONICET las preocupaciones centrales, además de las que atañen a las condiciones edilicias y de mantenimiento de los laboratorios e infraestructura, pasan por la discontinuidad que las rebajas supondrían para el sostenimiento de líneas de investigación y del ciclo de formación e inserción en el sistema de los recursos humanos.

danielacastro_cyu29-10-16

Daniela Castro (centro) escucha con atención el planteo de la comunidad científica en la UNCuyo.

abrahamcyu_29-10-16

Concretamente, en el CONICET están en juego los sueldos de los investigadores y becarios y el ingreso de nuevos científicos a la planta. Es que aún no se han efectivizado 400 cargos concursados en la convocatoria 2015 y, según declaraciones de miembros del Directorio del Organismo, tampoco se pueden dar a conocer los resultados de los concursos de 2016 porque “no habría fondos para asegurar sus salarios”. Asimismo, y ante este panorama, la apertura de un nueva convocatoria para 2017 está en duda, en lo que supondría un cierre del ingreso a la Carrera de Investigador Científico y Tecnológico, inédito desde la década de los `90.

También se expresó la preocupación de los/as becarios/as, eslabón más débil y numeroso del escalafón. Estos/as profesionales en etapa de formación doctoral y posdoctoral, al no tener una relación laboral estable con el CONICET, son los/as más amenazados/as por el ajuste, ya que las dificultades presupuestarias podrían implicar tanto el cese en el pago de sus estipendios como la frustración de sus procesos de especialización, quedando en la calle sin ningún tipo de cobertura, luego de entre cinco y siete años de inversión estatal en sus estudios e investigaciones de posgrado.

Lo acuciante de la situación llevó al Directorio del CONICET a enviarle una carta al Presidente de la Nación reclamando que se revea la situación. A nivel local, los directores de los institutos que funcionan en la Provincia hicieron lo propio, elevando un documento de reclamo al Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, al gobernador Alfredo Cornejo y a la vicegobernadora, Laura Montero.

notabaranao

Ante este panorama, la Presidenta de la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados de la Nación resaltó que hay acuerdo entre los legisladores de las diferentes bancadas en apoyar los reclamos del sector, aunque está en duda la voluntad real del gobierno de resolver la situación. Si bien los reclamos y la visibilización del conflicto generaron anuncios por parte del Poder Ejecutivo del aporte de una partida extra de 900 millones de pesos, ésta apenas alcanzaría para reponer un 25% del total de lo que se ha recortado. Frente a este panorama, la legisladora se puso a disposición de la comunidad para generar los acuerdos necesarios que permitan destrabar la situación, aunque recalcó que en última instancia la resolución del conflicto dependerá de la voluntad política del oficialismo y sus aliados en el Congreso Nacional.

En la reunión, en la que también estuvieron presentes los diputados nacionales Guillermo Carmona y Alejandro Abraham, los/as científicos/as de los diferentes Organismos se pusieron de acuerdo para poner en marcha una comisión permanente que vincule a las diferentes instituciones y que, más allá de esta coyuntura crucial para el futuro científico del país, se mantenga en alerta y contacto permanente con el fin de articular acciones basadas, principalmente, en estrategias de divulgación científica que contribuyan a visibilizar ante la sociedad la importancia del sector y el impacto real que éste tiene en la vida cotidiana de los/as ciudadanos/as.