Repudio nacional a la evaluación Aprender 2016

La evaluación Aprender 2016 ha cosechado reacciones y críticas por todo el país. Por ejemplo en Moreno (provincia de Buenos Aires) un grupo de padres y madres de estudiantes de sexto grado de una escuela pública le escribieron una nota a las autoridades de su escuela explicándole por qué sus hijos e hijas no asistirán hoy a la evaluación.

aprender-2016ii

Moreno, octubre de 2016
A las autoridades de la EP de Moreno
De nuestra mayor consideración:

Nos dirigimos a Uds. en calidad de padres, madres y familiares de los/las estudiantes  de 6to grado de ambos turnos.

Queremos informarles que hemos decidido que el día 18 de octubre nuestros/as hijos/as no asistan a realizar la evaluación estandarizada de las áreas de lengua y matemática que, en el marco del denominado programa “Aprender 2016”, el ministerio de Educación Nacional inconsultamente ha decidido tomar.

No los enviaremos porque:

La evaluación que se pretende tomar niega y desconoce los procesos de aprendizaje distintos y los múltiples caminos y recorridos que nuestros/as hijos/as hacen en la adquisición del conocimiento. Niega las trayectorias diversas y sólo pondera resultados y la habilidad de realizar un procedimiento de manera correcta.

No creemos que las evaluaciones de calidad educativa estandarizadas, que luego muestren mejores o peores resultados estigmatizando una vez más a la educación pública, mejoren la educación. La misma se mejora con más recursos en las escuelas, mejores salarios para los/as docentes y políticas de formación continuas y gratuitas.

Confiamos plenamente en las prácticas de enseñanza que la escuela ha venido llevando a cabo en estos años con nuestros/as hijos/as y, si tenemos diferencias con ellas, no creemos que la evaluación estandarizada sea el camino para mejorar la enseñanza.

No desconocemos que en otros países en los que este tipo de evaluaciones se toman se utilizan para premiar y castigar con más o menos recursos a las escuelas según sus resultados, o para pagar más o menos salarios a sus docentes, o para condicionar el ingreso a la educación secundaria y superior de los estudiantes. También sabemos que en esos países, en un momento del año, los/as docentes dejan de enseñar sus contenidos para entrenar a estudiantes en esas evaluaciones. Ésto no mejora la calidad educativa sino que genera más diferencias entre escuelas y empobrece la enseñanza.

Defendemos la escuela pública y la elegimos para nuestros/as hijos/as. No seremos cómplices de políticas que pretenden crear un ranking de escuelas, generando mayores niveles de diferenciación y fragmentación entre ellas.

Queremos una escuela que sea igual en lo que ofrece para todos pero que contemple las particularidades en los tiempos para apropiárselo; que respete y acompañe a nuestros hijos/as en sus procesos de aprendizaje y evalúe y considere esos procesos. No queremos una escuela que sólo premie y castigue resultados.