Alemania reconoció el genocidio armenio y su propia responsabilidad en el hecho

La semana pasada Alemania reconoció formalmente el genocidio armenio pese a las presiones intimidatorias ejercidas por el gobierno turco en las horas previas al tratamiento del tema en el Congreso germano.

armenia

La masacre armenia

El jueves pasado la Cámara Baja del Parlamento alemán aprobó una resolución adonde reconoce como genocidio la persecución, deportación y masacre de entre 800 mil y 1 millón y medio de armenios cristianos ejecutada por el Imperio Otomano en 1915. En la misma acción se reconoció la responsabilidad de Alemania en el hecho ya que era aliada del Imperio.

En relación al compromiso germano, el presidente de la Cámara Baja, Norbert Lammert, indicó que el Congreso no tiene la intención de evitar “cuestiones incómodas”, sobre todo cuando se conoce la participación que tuvo el imperio alemán en el genocidio cometido en contra de armenios y de otras minorías cristianas hace cien años.

La decisión fue aprobada con un voto en contra y una abstención por parte de la coalición de gobierno de conservadores y socialdemócratas.

Lammert, señaló también, que los parlamentarios alemanes están dispuestos a aceptar las críticas y a no dejarse intimidar. Esto último en relación a los correos intimidatorios recibidos por los diputados alemanes y amenazas a algunos periodistas para evitar que este país reconociera como genocidio las acciones cometidas por el Imperio otomano en contra de los armenios. Según el funcionario un autocrítico análisis del pasado no tiene que afectar las relaciones bilaterales sino que constituye una condición para la reconciliación y la cooperación.

armenia3

Imagen del genocidio armenio en 1915

Por su parte, Turquía acepta que en las deportaciones de armenios durante la Primera Guerra Mundial murieron miles de personas, pero se niega a considerar esos actos como un exterminio organizado.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan advirtió que si la moción se aprueba en el Congreso alemán las relaciones entre Ankara y Berlín pueden verse afectadas mientras que el primer ministro turco, Binali Yildirim sostuvo que la resolución supone “una prueba real a la amistad” entre los dos países.