La Marcha Mundial de las Mujeres en Portugal contra el golpe en Brasil

La Marcha Mundial de las Mujeres portuguesas, realizó en estos días una declaración contra el Golpe en Brasil, explicitando los puntos por los que rechazan el proceso contra Dilma Rousseff y haciendo, al mismo tiempo, un llamamiento a las naciones del mundo.

marcha mundial mujeres

 

La Marcha Mundial de las Mujeres es un movimiento feminista internacional que lucha para cambiar el mundo y la vida de las mujeres. Activa desde diferentes países militando por las transformaciones globales en la sociedad. Las principales banderas del movimiento son la lucha contra la pobreza y la violencia sexista, la lucha contra la mercantilización del cuerpo de las mujeres y la legalización del aborto.

La Marcha de las Mujeres portuguesas difundió una Declaración Internacional contra el Golpe en Brasil. El documento repudia el proceso contra Dilma Rousseff  ya que, según entienden, Brasil no está abierto a un proceso de impeachment: “estamos presenciando un golpe de estado, disfrazado de legalidad. Se trata de un golpe neoliberal, racista, patriarcal y lesbofóbico (o heteronormativo) de los mercados contra el pueblo. Las oligarquías y las elites económicas, financiadas por el capital transnacional, decidirán imponer su poder ya que no pudieron obtener la victoria por el voto”, expresa la declaración dada a conocer en estos días.

La Marcha de las Mujeres detalla, en el documento, el accionar antidemocrático de Temer, quien de inmediato, al asumir el poder, comenzó un proceso de liquidación de los avances progresistas y las conquistas políticas alcanzadas en los últimos años en Brasil, eliminando los Ministerios de Cultura, de las Mujeres, de Igualdad Racial y de Derechos Humanos, de Desarrollo Agrario, la Contraloría General de la Unión y fusionando los Ministerios de Previsión Social y Hacienda. La Marcha de las Mujeres critica, asimismo en el escrito, la decisión de Temer de conformar un gabinete “exclusivamente con ministros hombres, blancos y viejos”.

En relación a política externa, las menciones en la Declaración del movimiento feminista, se refieren a las manifestaciones de Temer respecto del abandono de la cooperación con América Latina, África y los BRICS, por considerarla ideologizada y su acercamiento a los tratados de libre comercio con los  Estados Unidos y la Unión Europea, así como la privatización de empresas estratégicas.

El texto completo de la Declaración de la Marcha de las Mujeres en Portugal las posiciona como sujetos políticos que, en alianza con otros movimientos sociales, brasileros e internacionales, deciden tomar las calles y la palabra para denunciar la dictadura de la derecha en el país vecino.

dilma-rousseff-golpe

«Nosotras, mujeres militantes de la Marcha Mundial de las Mujeres:
Rechazamos vehementemente el golpe mediático-jurídico ejecutado contra la democracia, así como toda la violencia patriarcal ejercida contra la Presidenta Dilma.
Llamamos a nuestras compañeras de todo el mundo a exigir de sus gobiernos que se posicionen firmemente contra el golpe en Brasil  y que no reconozcan al presidente en ejercicio Temer así como a cualquier otro indicado por los actores del proceso de impeachment.
Pedimos que se organicen acciones públicas, se escriban cartas y mensajes a los medios de comunicación y ministerios de asuntos exteriores de sus países para:
Manifestar el repudio al golpe que ocurrió en Brasil el 12 de mayo de 2016.
Exigir el inmediato retorno a la institucionalidad democrática del país, que incluye la reconducción incondicional de la Presidenta legítima Dilma Roussef.
Exigir la anulación del falso proceso de impeachment en curso en Brasil.
Denunciar el apoyo y la complicidad de los organismos de inteligencia norteamericanos en el golpe.
Exigir de la  presidencia de los EEUU, los países de la Unión Europea y demás  países que integran la OCDE – Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico – , una posición contundente  contra el golpe en Brasil o que haya una interrupción inmediata de todo tipo de cooperación militar, diplomática y económica.
Pedir a sus parlamentarios que aprueben mociones de denuncia y repudio al golpe en Brasil».