Violencia institucional y medios

El 8 de mayo de 1987 se produjo el asesinato, a mano de suboficiales de la Policía Bonaerense, de tres jóvenes en la localidad de Ingeniero Budge. Este hecho, conocido como la masacre de Budge, detonó el primer caso de movilización barrial, convirtiéndose en un símbolo de gatillo fácil y en el ícono de la violencia institucional. ¿Cómo juegan los medios en este tema?

foto Defensoría del Público

foto Defensoría del Público

 

En memoria de la masacre de Budge , y de los cientos de jóvenes asesinados por fuerzas policiales, el 8 de mayo -según la Ley Nº 26.811- fue establecido como el “Día Nacional de la Lucha Contra la Violencia Institucional”.

Por definición “la violencia institucional es el proceso mediante el cual el poder del Estado, en cualquiera de sus niveles, es utilizado para favorecer o encubrir la violación de la Ley. Es un fenómeno que se puede presentar en distintas instituciones del Estado, como por ejemplo, las fuerzas armadas y de seguridad, los organismos de salud, de educación, entre otros».

La Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual (organismo creado a partir de la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual) elaboró una guía para el tratamiento mediático responsable de la violencia institucional.

La guía «propone una serie de herramientas necesarias para una cobertura periodística responsable de los casos de violencia institucional, problemática que requiere ser identificada y abordada en su especificidad y complejidad. Por tratarse de una cuestión que refiere al funcionamiento ilegal de las instituciones del Estado, los medios de comunicación constituyen un recurso fundamental para garantizar el acceso a la información y la búsqueda de la verdad».

Está claro que la palabra institución se elige aquí, a los fines práctico/conceptuales de definir la violencia ejercida por instancias del Estado. Sin embargo, si tomamos la palabra institución en un sentido más amplio (por ejemplo en el que se señala que “se llamará institución a las organizaciones, las costumbres, los hábitos, las reglas del mercado, las religiones, etc.” -Francois Dubet-) podríamos permitirnos incluir bajo la idea de institución a actores sociales como los medios de comunicación masiva.

Desde este enfoque los medios no sólo infringen el tratamiento de casos de violencia institucional sino que, muchas veces, son ellos mismos los que la ejercen. La violencia de estas instituciones mediáticas, se hace visible en el tratamiento que se le da a noticias de femicidios, cuando se revictimiza en pantalla, al reproducir y profundizar estereotipos, cuando se estigmatiza, etc.

Esta práctica de los medios de comunicación masiva es muy habitual. Los casos de violencia institucional ejercida por los medios son cientos, miles, y un nuevo Día Nacional de la Lucha Contra la Violencia Institucional es un momento oportuno para volver a discutirlo.