É bom: crónica para leer en portuñol

Casciani

Por Marcelo Padilla – Ilustración: Andrés Casciani

Presentador: Buenas noches queridos hermanos. Estamos aquí con otro testimonio. El testimonio de una hermana que ha pasado por momentos turbulentos en su vida. Pero que una vez más, como tantos otros hermanos y hermanas, decidió encontrar el camino de Jesucristo para superar esos malos tiempos, ahuyentar a los demonios y reconstruir la vida en familia. Estamos con Irene. Su historia es un ejemplo para toda la audiencia que nos sigue noche tras noche. Tiene 43 años, madre de tres hijos varones. Separada de su marido. Conoció el dolor y vivió de cerca la enfermedad. Su marido alcohólico les pegaba a sus niños. Y ella, deprimida, no podía con las circunstancias. Hoy su situación familiar ha cambiado rotundamente. Encontró el camino de Jesús a través de La Iglesia Universal del Reino de Dios y su testimonio será muy importante para todos ustedes. Pero mejor escuchemos a Irene. Buenas noches Irene.

Irene: Buenas noches Pastor.

Presentador: Irene, queremos escuchar su valioso testimonio, su historia, para ofrecer a nuestros hermanos una experiencia de salvación. Le escuchamos Irene.

Irene: Bueno, yo viví una realidad de la que no me puedo quejar. Conocí en 1998 al que hoy es mi marido, nos enamoramos y decidimos casarnos a los seis meses. Alquilamos una casa humilde. Pero era nuestra casa. No teníamos auto pero nos arreglábamos con el colectivo para ir a trabajar. Los dos conseguimos buenos trabajos. A los cinco meses de casados decidimos tener un hijo: Octavio. Éramos muy felices con nuestro hijo. Luego nació Mariana y fuimos más felices, los cuatro, en esa casa humilde. Accedimos a un crédito para comprarnos una casa y decidimos tener otro hijo. Si bien tenemos… (Interrumpe el presentador)

Presentador: Perdón hermana Irene. ¿Podría contarnos los padecimientos por los que ha pasado en esos años tan tristes, el alcoholismo de su marido, la violencia con los niños, y cómo al final, por el camino de Jesús y a través de La Iglesia Universal del Reino de Dios, su familia logró salir adelante y superar esos duros momentos?

Irene: Sí, cómo no Pastor. Estoy tratando de llegar a esa etapa que produjo mucho dolor en nuestra familia. Como decía, después de Mariana nació Jorgito. El más mimado de la familia. Mi marido, Carlos, se desvivía por nosotros. Trabajaba todo el día y los fines de semana siempre hacíamos lindos planes en familia. Cuando un día, un mal día de nuestras vidas, mi esposo Carlos pasó por la puerta de un local de La Iglesia Universal del Reino de Dios. Dos muchachos en la puerta lo invitan a entrar. Mi marido se disculpa y les dice que no, que estaba apurado para ir al trabajo. Los muchachos estaban drogados y empujan a Carlos para que ingrese al local. Él se resiste y aparecen dos hombres. Dos hombres corpulentos hablando un extraño idioma, mezcla de castellano y portugués. Y lo amenazan, le dicen que entre o les matarían a los tres hijos que tenía. Mi esposo se puso nervioso y… (Interrumpe el presentador)

Presentador: Pero querida hermana Irene, creo que está confundiendo la historia. Ha sido invitada para dar otro testimonio, el del dolor… (Interrumpe Irene)

Irene: ¡No Señor Pastor! el testimonio mío es éste. No otro. Yo quiero desde aquí, decirle a toda la audiencia, que nuestra vida cambió para siempre pero para mal. Que La Iglesia Universal del Reino de Dios es una verdadera estafa. Que juega con sus fieles. Que se aprovecha de la gente humilde que tiene problemas para aumentar la riqueza de ese tal Edir Macedo Bezerra, el inventor de la gran Farsa, y la de todos los charlatanes. Como usted. Usted es un verdadero farsante y charlatán…

Presentador: ¡Escúcheme Irene! no puede usted faltar el respeto a una Iglesia que desde el 9 de julio de 1977 viene recuperando vidas, y menos decirlo así por televisión para nuestra gran audiencia. ¡No le voy a permitir que hable así de nuestro querido Obispo Edir Macedo Bezerra! creador de nuestra Iglesia. Hay vidas detrás de la pantalla que necesitan un camino de esperanza, familias desesperadas por el juego, la droga, el alcohol, la violencia, las ambiciones desmedidas… ¡Usted está faltando a la palabra de Jesucristo!… por eso le pido que se retire ahora mismo. Nos deja muy triste. Su relato es una falacia, una… (Interrumpe Irene)

Irene: ¡¡¡No es una falacia!!! El falaz es el jefe de todos ustedes. ¿Por qué no le explica a sus fieles cómo hizo la fortuna Edir Macedo Bezerra, un ex cajero de la Lotería de Río de Janeiro que hoy tiene una fortuna?…explíqueles por favor… ¿De dónde salen y adónde van a parar los más de 700 millones de dólares que recauda anualmente La Iglesia Universal del Reino de Dios?… mire Pastor, a mi marido lo secuestraron. Estuvo ocho meses secuestrado. Le hicieron firmar papeles por la cesión de la casa y del auto que nos compramos hace dos años…¡¡¡Hemos quedado en la calle!!!… y perdimos nuestros trabajos… ¡¡¡Estamos viviendo en una villa!!! Por todo esto mi marido entró en depresión, como yo. Se hizo alcohólico. Mis hijos andan por la calle todo el día. No van a la escuela… ¡Todo por la maldita Iglesia Universal del Reino de Dios!…

Presentador (mirando a cámara): Queridos hermanos y hermanas, como podrán ver, hemos presenciado un testimonio desgarrador. Una historia, la historia de Irene y su familia, que ha quedado poseída por las ambiciones y las redes del demonio. Ustedes escucharon a través de la palabra de Irene cómo el dinero puede enajenar a las personas. Ellos tuvieron una humilde casa, una casa alquilada, y luego un crédito para comprar una propia. ¡Es la codicia hermanos y hermanas! Después el auto y la engañosa felicidad de los bienes. Y los pobres niños en medio de esa situación. Cómo será la codicia de dañina hermanos y hermanas, que los llevó al delirio satánico de creer que jóvenes de nuestra Iglesia hubieran hecho semejante daño. Este es el ejemplo de una familia que tuvo la oportunidad de iniciar el camino de Jesucristo y eligió la huella del demonio. Esto ha sido todo por hoy y recuerden mis hermanos, Jesucristo está siempre tras nuestros pasos. Jesucristo nos sigue, Jesucristo nos ve actuar. Dense vuelta para comprobarlo. No tengan miedo. Buenas noches Irene.

Irene: Gracias, buenas noches los pastores.