Cornejo, caras y caretas

El domingo pasado el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, pronunció el tradicional discurso de apertura de sesiones ordinarias en la Legislatura. Un fuerte operativo de seguridad y el calor de la militancia de Cambia Mendoza lo acompañaron hasta la puerta del remozado palacio legislativo, pero sólo hasta allí. En el interior de la Casa de las Leyes se insistió en un clima de «institucionalidad» sin barras y caras y caretas muy serias.

Alfredo Cornejo5
El gobernador exhibe el mando ante la Asamblea Legislativa.

Los discursos del Primero de Mayo en Mendoza son una puesta en escena política, donde el juego de gestos, ropajes, palabras, rostros y máscaras, suelen decir tanto como las palabras.

Mucho se ha hablado ya del contenido del discurso de Alfredo Cornejo. Aquí te proponemos un repaso por algunas imágenes del Colectivo Fotográfico ZEPA.

Alfredo Cornejo6
El gobernador y su vice, Laura Montero, entonan el Himno Nacional.
Alfredo Cornejo7
Cornejo se sienta en el sillón principal y conversa con su alfil en diputados, Néstor Parés.
Alfredo Cornejo12
Bebe agua.
Alfredo Cornejo11
Se acomoda la corbata.
Alfredo Cornejo10
Una de las pocas veces que ríe con ganas.
Alfredo Cornejo9
Se rasca constantemente la nariz y sobre el labio.
Alfredo Cornejo8
Piensa.
Alfredo Cornejo13
Y arranca con su discurso de más de dos horas.

Alfredo Cornejo14

Asamblea legislativa
Legisladores provinciales y nacionales, intendentes y jueces. Todos y todas parecen competir a ver quién pone más duro el semblante.
Asamblea legislativa2
Asoma a la izquierda el intendente Marcelino Iglesias, el único sin corbata. Gabriel Fidel (UCR) en primer plano, junto a la ignota senadora nacional Pamela Verasay (UCR), la diputada nacional Susana Balbo (UCR) y una senadora nacional Anabel Fernández Sagasti (FPV-PJ) de riguroso negro, que mira para el costado.
Cobos
El senador nacional Julio Cobos (UCR), a su lado el presidente de la Suprema Corte, Pedro Llorente (sin dudas el más parco de la mañana).
Susana Balbo
El glamour, la impostura y sobriedad de Balbo, en un medido aplauso para las palabras del gobernador de Mendoza.