“El renacido 2” se filmaría en Argentina

Estaría próxima a filmarse una segunda parte de la gran película de Alejandro González Iñárritu, “El renacido”. Es que sus productores han considerado que la Argentina es un terreno propicio para una serie de aventuras de extrema supervivencia y ven con buenos ojos una ficción que combina un espacio agradable a los ojos con una naturaleza descarnada y brutal.

El Renacido Argentina

Poneeele – Por Marcos Polo

En su mayor éxito cinematográfico, que le granjeara el Oscar a mejor largometraje, mejor dirección y mejor fotografía, el actor Leonardo Di Caprio protagoniza a Hugh Glass, un conocedor de la inhóspita tierra virgen del Río Missouri.

“Como el tipo es yanqui, sobrevive. Pero sabemos que los argentinos también son de mucho aguante”

El personaje es atacado brutalmente por un oso grizzly, luego abandonado por sus compañeros en condiciones infrahumanas y, como broche de oro, perseguido por los indios. “Como el tipo es yanqui, sobrevive. Pero sabemos que los argentinos también son de mucho aguante”, nos cuenta Jack, productor del film.

La secuencia de la etapa argentina se situaría en la actualidad, ocasión en que el personaje, José Pérez, es despedido después de haber prestado servicios durante 8 años en una repartición del Estado. Es tratado injustamente y agredido en la calle por la gente al grito de “ñoqui”. En dicha ocasión, asiste a Jujuy, donde es apresado por tener pecas, luego por tener las manos en los bolsillos y luego por mirar al norte. Logra escapar pero al tiempo contrae el dengue en el litoral, en ocasión de visitar a su tía, a quien logra salvar de la inundación. En estas escenas se espera mostrar la bravía naturaleza del Paraná y sus afluentes.

«Ya casi sin fuerzas, logra escapar al sur perseguido por la Justicia. Hace un gran túnel para esconderse…»

Posteriormente, logra escapar de la inundación, pero a esa altura también se contagió de chikungunya y zica. Un camionero lo acerca a la CABA, y en ocasión de asistir a una fiesta electrónica entra en coma por ingerir unas pastillas –le dijeron que eran de menta- y no encontrar ventilación ni agua para hidratarse. Ya casi sin fuerzas, logra escapar al sur perseguido por la Justicia. Hace un gran túnel para esconderse que al parecer está lleno de valijas con dinero. En ese momento, la Gendarmería lo persigue y, para mimetizarse, se disimula en una familia numerosa de un barrio periférico en una gran ciudad. Son desgarradoras las escenas en las que el personaje recibe las boletas de luz y gas. Sin embargo, José Pérez logra sobreponerse y llegar a fin de mes.

El final es épico y poético a la vez. El personaje se aleja por el horizonte luego de haber tenido un efímero éxito con la compra de Letras del BCRA y fugado las ganancias a una offshore. “No hay que buscar una moraleja. Sólo disfrutar de una buena película”, nos dice Jack. Así nos anticipa una buena velada como para ir comprando los pochoclos y prepararnos para ver los paisajes exóticos de nuestro país.