La DGE espulga textos escolares

La Dirección General de Escuelas propone que en lugar de “marcha” se diga “caminata”, que en vez “macho” se diga “varón”, “hombre” o “masculino” y que a Blas Parera se lo nombre simplemente como Parera, es decir, sin Blas.

DGEspulga

Poneeele

En una medida sin precedentes, y que revela el fuerte compromiso del gobierno escolar para librar a los alumnos del proselitismo político-gremial, especialistas en lectoescritura están repasando todos los materiales didácticos con los que trabajan docentes y estudiantes.

Entre las consignas enviadas por memorándum a los docentes figuran las siguientes:

–En contenidos de geografía, la frase “Mendoza está compuesta por 18 departamentos. Su territorio limita, al norte, con…”, se recomienda utilizar “El territorio…”.

–En el mismo sentido del ejemplo anterior, evitar expresiones como “su té”, “su terrible comportamiento”, “su tema”. Recomendadas: “Su infusión” o “El té de usted”, “El terrible comportamiento de usted” y “El tema de él”, o bien “de ella”.

–En el contenido “Autores del Himno Nacional Argentino”, evitar usar el nombre de pila del autor de la música. Es decir, no se debe enseñar que es Blas Parera, sino Parera, a secas.

–En los contenidos sobre géneros, para referirse al masculino, no usar “macho” sino “hombre”, “varón” o simplemente “masculino”.

–En contenidos de poesía, evitar cualquier neologismo o metáfora que establezca vínculos entre “mate” y “Luna”.

–En un texto motivador, evitar la frase “Si te animás, lo podés lograr”.

–Nunca indicar a un estudiante que se ate los cordones de los zapatos. Se recomienda remplazar esa forma verbal por la construcción “hacer el nudo de los zapatos”.

–En Literatura, en los contenidos sobre romanticismo francés, evitar enseñar la obra de Víctor Hugo. Es decir, no incluir el romanticismo francés en ningún programa de Literatura. Consultada una fuente de la DGE sobre este despropósito, señaló: “Educación Media tomó esta decisión cuando un profesor informó a su supervisor que ante la pregunta ‘¿saben quién es Víctor Hugo?’, un estudiante respondió: ‘Por supuesto, Dagfal, el dirigente de SITEA’”.

–En el recurso didáctico “uso del diccionario”, explicar que el diccionario es un mero inventario general del idioma. Y que, bajo esa premisa, el principal significado de la palabra “cornejo” es “excelentísimo señor gobernador de la provincia de Mendoza”. El significado del diccionario de la Real Academia podrá ser evitado, a saber: “Cornejo: Arbusto muy ramoso, de la familia de las cornáceas, de tres a cuatro metros de altura, con ramas de corteza roja en invierno, hojas opuestas, enteras y aovadas, flores blancas en cima, y por fruto drupas redondas, carnosas y de color negro con pintas encarnadas”.

–Evitar la expresión “paro cardíaco”. Remplazarla por “síncope”. Asimismo, eludir el uso de vocablos como “movilización”, “marcha” y “reclamo”. Se proponen en su lugar: “traslación”, “caminata” y “petición”. Así, por ejemplo, cuando exista una movilización de estatales en sitios montañosos, en una redacción escolar se podrá describir el hecho de la siguiente manera: “Esta mañana se realizó una concurrida y ruidosa caminata gremial por la villa de Uspallata”.

–En matemáticas, en la subunidad fracciones, evitar calificar a la mitad de un cuarto como “cuarto intermedio”.

–En contenidos de semántica, no dar como sinónimos “ajuste” y “despidos”. Sí, en cambio, considerar sinónimos equivalentes o bien cohipónimos a “recorte” y “ahorro”. Asimismo, no considerar redundante la expresión “herencia recibida”, aunque sea evidente que toda herencia es recibida.

ZEPA quiso entrevistar a algún funcionario de primera, segunda, tercera, cuarta o quinta línea de la DGE, pero no lo consiguió. En todas las puertas de las oficinas de Escuelas se podía leer un cartel con la siguiente leyenda: “No interrumpa, estamos censurando”.