El extraño caso del bolso perdido

Un lector de ZEPA nos hizo llegar esta carta por correo electrónico, que reproducimos luego de acordar con él no revelar su identidad.

bolso_perdido

 

“Estimados periodistas de ZEPA. Les quiero contar de un hallazgo que realicé ayer a la noche. En una acequia de mi barrio encontré un bolso de esos para llevar una notebook. Lo saqué de la acequia, medio mojado. Lo abrí para buscar alguna documentación que me permitiera encontrar al dueño, pero no saben lo que encontré. Ningún documento, solamente una boleta de tintorería por la limpieza de un pantalón… un poco de ropa y una bolsa de tela que tenía adentro cremas íntimas, profilácticos y tres consoladores. Dos eléctricos: uno a pilas y otro con enchufe, y uno no eléctrico, ¿manual sería? Bueno, no sé qué hacer con este bolso. Así que les pido, si les parece, que difundan este hallazgo para que el dueño o dueña de estos objetos pueda recuperarlos. Obviamente, se trata de elementos de trabajo y de placer y es seguro que el dueño o dueña querrán recuperar sus objetos perdidos. Por supuesto que no pienso llevarlo a ninguna comisaría ni fiscalía. Saludos”.

Respetamos el pedido de nuestro lector anónimo y publicamos la foto del bolso, para que si alguien lo reconoce, le avise al dueño o dueña. Si se comunica con nosotros, lo pondremos en contacto con nuestro lector anónimo para que pueda recuperar sus objetos perdidos.