Esa maldita costumbre de cerrar aulas

La Dirección General de Escuelas avanza en un proceso de cierre de cursos, turnos y talleres en la Ciudad de Mendoza. Esta situación fue denunciada en los últimos días por el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE), el Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) y la Asociación Trabajadores del Estado (ATE). Cientos de niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos, de comunidades excluidas, pueden perder la oportunidad de educarse.

Escuela Raffo de la Reta

Trabajadores, alumnos y comunidad se manifestaron ayer en el Barrio San Martín – Foto: SUTE.

La directora de la escuela «Julio César Raffo de la Reta», ubicada en el Barrio San Martín, informó recientemente a los docentes que el gobierno escolar está analizando el cierre del turno tarde. De a uno los trabajadores del establecimiento fueron llamados por la autoridad de la escuela para sugerirles que se reubiquen en la institución o busquen otro lugar donde ir a trabajar.

El motivo del cierre del turno de la escuela Raffo de la Reta sería la baja cantidad de alumnos. Sin embargo, desde el SUTE cuestionaron esta justificación oficial y manifestaron que la DGE está desconociendo las características de vulnerabilidad social de las niñas y niños y la norma que reglamenta el eventual cierre de aulas. Para el sindicato, la Resolución N° 2539/92 exige un mínimo de 12 alumnos por aula y la Raffo de la Reta tiene un promedio de 15, por lo que no sería pertinente el cierre, sino la búsqueda de estrategias para disminuir el desgranamiento propio de una comunidad educativa con graves dificultades sociales.

El Centro Educativo de Nivel Secundario (CENS) “Leonardo Favio” funciona en el mismo edificio que la Raffo de la Reta. El año pasado tenía aulas satélites en la Cuarta Sección de Capital, pero por falta de pago del alquiler del edificio, esos cursos fueron trasladados a la Escuela Hogar “Eva Perón”, en el Parque Gral. San Martín. La inexplicable mudanza provocó el abandono del 80% de los alumnos, por obvias razones de distancia y dificultades de transporte público, con poca conectividad y frecuencia con el resto de la ciudad.

"No al cierre de las aulas", fue el reclamo común de las trabajadoras de la educación.

«No al cierre de las aulas», fue el reclamo común de las trabajadoras y trabajadores de la educación.

Frente a este cuadro, la DGE, en lugar de buscar alternativas que recuperen la matrícula perdida, está avanzando en dos opciones: cerrar ese centro de educación de jóvenes y adultos o fusionar las secciones. Además, los trabajadores de la educación denunciaron que “desde la vía jerárquica ofrecen a los directivos y profesores que si quieren evitarlo, deberán buscar un lugar gratuito -donde no haya que pagar el alquiler- para funcionar. De lo contrario, que los profesores se hagan cargo de pagar los gastos de alquiler, luz y agua para el funcionamiento de las aulas satélites”.

El Centro de Capacitación para el Trabajo “Samuel Ostropolsky”, el Centro de Educación Básica de Jóvenes y Adultos “Carlos Fuentealba” y el CENS “Eduardo Pintos”, podrían correr igual –mala- suerte. Las tres instituciones funcionan en un edificio alquilado que tiene orden de desalojo, por falta de pago de la DGE. Alrededor de 420 alumnos y alumnas están en riesgo que se les cercene el derecho a estudiar y capacitarse.

Privados –también- de la educación

Internos de la cárcel aprendiendo oficios - Foto de archivo, Gobierno de Mendoza

Internos de la cárcel aprendiendo oficios – Foto de archivo, Gobierno de Mendoza.

Los internos del penal de Boulogne Sur Mer también se van quedando sin talleres de oficios. En el Centro de Capacitación para el Trabajo que funciona en esa cárcel, los alumnos en contexto de encierro realizaban actividades de herrería, mimbrería, electricidad, construcción, gastronomía y zapatería, ahora cuentan sólo con tres de esos talleres, únicamente en el turno mañana. En consecuencia los trabajadores han sido reubicados en otros establecimientos y hasta se llegó al absurdo de que a profesores suplentes se los obligue a concurrir únicamente para dar el presente y permanecer sin tareas concretas.

En una nota fechada el 6 de abril pasado Fabricio Imparado, Procurador de las Personas Privadas de Libertad de Mendoza, tuvo “el agrado” de dirigirse a Jaime Correas, titular de la DGE, para comunicarle la importancia que los talleres de literatura, música, educación física y teatro tienen en el sistema penitenciario provincial. Imparado, quien además preside la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes, le transmitió a Correas su preocupación ante la posible reducción de horas cátedra de educación no formal de la Alcaidía 2 del “Régimen Abierto de Mujeres”, la cárcel de mujeres de “El Borbollón” y Boulogne Sur Mer.

Detalle de la nota enviada por el Dr. Imparado a la DGE.

Detalle de la nota enviada por el Dr. Imparado a la DGE.

Obviamente, además de la violación de las reglas internacionales de tratamiento de los reclusos que Mendoza está obligada a respetar, la reducción de alternativas de educación no contribuye en lo más mínimo en el proceso de reinserción social de los internos, agrava la posibilidad de reincidencia en el delito y, por supuesto, la inseguridad.