Las carreras de Comunicación y Periodismo del país denunciaron el ataque de Macri a la ley de medios

Fue en una asamblea desarrollada en la Universidad Nacional de San Juan. Carreras de Comunicación y Periodismo de 28 universidades públicas y privadas manifestaron atropellos al derecho humano a la comunicación.

Asamblea de FADECCOS

Asamblea de FADECCOS

El pasado viernes 8 de abril, en ocasión de celebrarse el 60 aniversario de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nacional de San Juan, se desarrolló la asamblea anual de la Federación Argentina de Carreras de Comunicación Social (FADECCOS). La entidad, que nuclea a 28 carreras de Comunicación y Periodismo de universidades nacionales y privadas, emitió, luego del encuentro, un comunicado en el que denunció a la política regulatoria del Presidente Macri por avasallar el derecho humano a la comunicación. (para ver el comunicado clic aquí)

En el documento se sostiene que la (des)regulación de los mercados audiovisual y de telecomunicaciones, por medio de los decretos 15/15, 236/15 y 267/15, constituye un atropello a la pluralidad de voces y a la democratización de la palabra, a pesar de haber sido avalados por la Cámara de Diputados de la Nación

La vulneración de derechos se constata, según los/as firmantes, en que a diferencia de lo que fue el proceso de sanción de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que incluyó la participación de la universidades, medios comunitarios, asociaciones profesionales y diferentes miembros de la sociedad civil, en este caso ni el Poder Ejecutivo ni el Legislativo abrieron la discusión a ninguno de los actores involucrados anteriormente.

La gravedad del caso radica en que los decretos que dejaron virtualmente sin efecto a la ley de medios no solo no enfrentan la concentración del mercado audiovisual, sino que la alientan. Es que a través de la decisión inconsulta del Gobierno se habilitó una extensión por diez años de las licencias de los principales medios del país sin ningún requerimiento a cambio. También se levantaron las restricciones a la concentración de la propiedad, se aumentó la cantidad de licencias que un mismo grupo mediático puede tener a lo largo y ancho del país y se dejó de considerar a los servicios de televisión por cable como pasibles de regulación en el marco de la ley audiovisual. Esto genera que las empresas puedan manejar las grillas a su antojo, situación que ya se tradujo en la baja de algunos canales como Telesur y que constituye una amenaza para los medios universitarios y comunitarios que los cableros estaban obligados a incluir hasta la entrada en vigencia de los decretos.

Además, la disolución de la Autoridad Federal de la Comunicación Audiovisual (AFSCA) provocó otra serie de perjuicios a la democratización de los organismos de control, puesto que dejaron de funcionar el Consejo Federal de la Comunicación Audiovisual y el Consejo Honorario de Medios Públicos. Los dos entes reunían a representantes de las provincias y las universidades. Sin estos organismos, las decisiones de política comunicacional no solo serán definidas por el gobierno nacional de manera inconsulta, sino que se tomarán en Buenos Aires, obviando una mirada federal de las problemáticas particulares de cada región. En tanto, las voces disonantes dentro del nuevo Ente Nacional de la Comunicación (ENACOM) podrán ser fácilmente acalladas, ya que los decretos habilitan al gobierno a desvincular “sin expresión de causa” a los miembros del directorio que no sigan la política oficial.

Frente a este panorama, las carreras universitarias nucleadas en FADECCOS se comprometieron a trabajar en todos los claustros y ámbitos de discusión por la plena vigencia de los derechos vulnerados, en el sendero de la construcción de una comunicación cada vez más inclusiva, plural y democrática.