La curiosa declaración jurada de Emma Cunietti

La DGE estableció el uso obligatorio de un formulario electrónico de declaraciones juradas de cargos, horas cátedra y funciones, que contiene «datos oficiales» de los docentes. ZEPA consultó la declaración de la Subsecretaria de Calidad Educativa, Prof. Emma Cunietti, pero nos encontramos con más dudas que certezas. ¿Un posible caso de incompatibilidad? 

Emma Cunietti

Emma Cunietti, Subsecretaria de Calidad Educativa – Foto: gentileza DGE

A fines de febrero de este año, la Dirección de Tecnología de la Información de la Dirección General de Escuelas (DGE) comunicó a todos los docentes la vigencia del nuevo Formulario de Declaración Jurada de Cargos, Horas Cátedra y Funciones.

A esa planilla se puede ingresar a través de un vínculo de Internet, utilizando solamente el número de CUIL del directivo, maestro o profesor. Un instructivo inserto en la página web detalla las pautas a seguir para el llenado de las declaraciones juradas y advierte que la información consignada en ellas “contiene datos oficiales”.

Declaración jurada 1

Detalle de las instrucciones para el llenado de las declaraciones juradas

Los datos personales y relacionados a cargos, horas cátedras o funciones se cargan directamente en el sistema informático y quedan guardados en la base digital. Luego la declaración jurada se imprime, se llenan manualmente los horarios de prestación de servicios y deben firmarse por los directivos de escuelas y el propio titular para ser exhibidas cuando las autoridades lo requieran (por ejemplo, al momento de presentarse a un llamado para cubrir una suplencia). Ese documento tiene una vigencia de sólo quince días.

La declaración jurada sirve fundamentalmente para demostrar que los docentes no tienen incompatibilidades horarias o de funciones. Es decir, ese instrumento formal permite a las autoridades escolares controlar que las trabajadoras y trabajadores de la educación no tengan horarios superpuestos, o que no trabajen más horas de las que permite la ley.

Los datos oficiales de Cunietti

Según los “datos oficiales” cargados en el sistema informático, Emma Magadalena Cunietti, CUIL N° 27-14649944-4, posee:

  • Un cargo de Subsecretaria de Planeamiento y Evaluación de la Calidad Educativa (DGE)
  • 11 horas cátedras titulares, de educación media, en el Instituto N° 9-001 Gral. José de San Martín (San Martín)
  • 8 horas cátedras titulares mensuales, de educación superior, en la Escuela N° 4016 Ing. Antonio Arboit (Junín)
  • 42 horas cátedras titulares, de educación superior, en la Escuela N° T 001 Normal Gral. San Martín (San Martín)
  • 7 horas cátedras suplentes, de educación superior, en la Escuela N° T 001 Normal Gral. San Martín (San Martín)

Declaración jurada 2

Declaración jurada de fecha 11/04/2016

En suma, la Prof. Cunietti tiene un cargo en la administración central, 61 horas cátedras titulares y 7 suplentes.

Lo que dice la ley

El régimen de incompatibilidades, establecido por la ley N° 6929, establece que los docentes de nivel inicial, media y regímenes especiales no pueden tener más de 36 horas cátedra frente a alumnos, pudiendo llegar a 42 horas en los casos de cargos de coordinación, tutorías, asesorías y proyectos institucionales especiales y, hasta un máximo de 48 horas en nivel superior (sólo en casos excepcionales donde no se presenten postulantes con títulos docentes o habilitantes y con un alcance determinado por la propia normativa).

Lo claro, lo confuso, las dudas

De los “datos oficiales” resulta claro que Emma Cunietti hoy sólo desempeña –y cobra un sueldo- de Subsecretaria de la DGE. Lo que aparece confuso son el resto de los cargos, horas y funciones declaradas por la docente.

Más allá de que no cobre haberes por las 68 horas que figuran en el registro oficial (61 de ellas titulares en las que, según la misma declaración, está con licencia sin goce de haberes por cargo de mayor jerarquía), resulta sumamente curioso que Emma Cunietti tenga más horas «titulares» que las permitidas. ¿Cómo hizo para titularizar más horas de las permitidas? ¿Mintió en su declaración jurada al momento de titularizar? ¿Qué funcionarios de la Dirección General de Escuelas permitieron esta irregularidad? ¿Cómo hacía para cumplir en tiempo y forma, sin incompatibilidad horaria tal cantidad de horas?

Si la DGE no hubiese prohibido a sus funcionarios hablar con ZEPA, quizá la Subsecretaria podría aclararlo todo. Mientras tanto, sólo nos quedan las dudas sobre posibles incompatibilidades.