En Perú el Cambio, ¿futuro por pasado?

Se realizaron el domingo pasado, 10 de abril, las elecciones presidenciales en Perú. Keiko Fujimori, hija del dictador Alberto Fujimori, quedó primera en el conteo de votos pasando a segunda vuelta en el mes de junio

Keiko Fujimori

Keiko Fujimori

El domingo pasado se realizaron las elecciones presidenciales en Perú. La candidata Keiko Fujimori, hija del dictador Alberto Fujimori (que gobernó el país en los 90 y que cumple desde 2007 una condena de 25 años por violación a los derechos  humanos durante su gestión, en el marco de la lucha contra la guerrilla de Sendero Luminoso) quedó primera en el conteo de votos pasando a segunda vuelta en el mes de junio.

En declaraciones posteriores a conocerse el escrutinio final, la candidata  dijo asumir el  primer lugar en esta vuelta electoral con responsabilidad, y opinó que el pueblo peruano votó por el cambio y por la reconciliación de todos los peruanos.

Sin aludir al candidato o candidata que pasaría con ella a la segunda vuelta, dijo esperar que esta nueva etapa de las elecciones se realice en base a propuestas. En este sentido, señaló:  “esos millones de peruanos han confiado en Fuerza Popular, han confiado en el Plan Perú y obviamente están pidiendo un cambio, esta es una gran responsabilidad que, por supuesto, vamos a honrar”, y agregó, “este nuevo mapa político que se ha dibujado nos muestra claramente que el Perú quiere la reconciliación, que no quiere más peleas”.

Fujimori está en el primer lugar con el 39.2 % de los votos, seguida de Pedro Pablo Kuczynski, con 22.1 %, Verónika Mendoza, con 18.4 %; Alfredo Barnechea, con 7.1 %, y Alan García, con 5.6 %

Keiko Fujimori  enfatizó que  su partido representa “esa voz de peruanos que vienen reclamando la presencia del Estado, sabemos que tenemos que volver a pisar el acelerador del crecimiento económico para que llegue a las poblaciones alejadas”.

Por otro lado, expresó su pesar por las siete víctimas del accionar terrorista del domingo en la zona del Vraem, y señaló que, de asumir Fuerza Popular el gobierno, combatirá frontalmente al terrorismo.

Varias veces durante su alocución Fujimori señaló que los peruanos quieren paz y tranquilidad: “y a ellos le decimos que tenemos el mejor programa y de llegar a ser gobierno, vamos a devolver esa paz y tranquilidad”, afirmó.

En contraposición con estos dichos, se sucedieron durante los días previos a la elección, en plena campaña electoral, diferentes expresiones de repudio en las calles de Lima, por parte de militantes y activistas que trajeron a la memoria a las 300 mil  mujeres esterilizadas a la fuerza durante la gestión de gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000). La mayoría de estas mujeres forzadas a esterilizarse eran indígenas y permanecen hasta hoy sin compensación ni justicia por las aberraciones a las que fueron sometidas por el gobierno de Fujimori. Keiko, la hija del dictador, solamente respondió al respecto que el número de víctimas asciende a centenares, no a 300 mil mujeres tal como indican las denuncias.

Es claro que las «propuestas» de las que habla Fujimori no incluyen a todos y todas y que los aires del Cambio peruano se asemejan en toda la Región… Cambiamos, ¿futuro por pasado?