Poca cultura y mucho marketing

La secretaría de cultura ahorra en pintores pero destina grandes sumas de dinero a la campaña publicitaria de una propuesta para pocos. Mientras tanto, hasta Travolta se pregunta qué pasa con el Le Parc.

Gareca_Face_23-01-16

El 23 de enero, Diego Gareca, secretario de cultura de la Provincia, difundió en redes sociales, una foto en donde se lo podía ver en el rol de pintor de brocha gorda. La publicación advertía: “Estamos pintando el edificio donde trabajan las costureras de la Vendimia. Gran equipo de cultura”, y mostraba cómo los integrantes de ese gran equipo realizaban tareas ajenas a su incumbencia.

Esta declaración fue hecha en clara sintonía con las denuncias sobre la herencia recibida, denuncias que las nuevas autoridades de la secretaría de cultura (disminuida a ese rango por el nuevo gobierno provincial) no han dejado de reiterar en cuanta oportunidad han tenido. Aún bajo este contexto, la gestión de Gareca arrancaba el año con lo que parecían aires renovados. O al menos eso mostraban algunas iniciativas y declaraciones de prensa.

Sin embargo, las expectativas decaen y las inconsistencias aumentan. Una pequeña muestra del sin rumbo en la planificación de las políticas culturales es la millonaria y polémica campaña publicitaria que llevó adelante la secretaría para difundir el selecto evento Música Clásica por los Caminos del Vino, desarrollado entre el 19 y el 27 de marzo (según la información oficial asistieron unas 10 mil personas, este número convierte a la edición 2016 en la de peor concurrencia de los últimos tres años, dato que ridiculiza -o pone bajo la lupa- aún más el gasto realizado).

En un rápido recorrido por las calles de Mendoza ZEPA registro seis ejemplos de las decenas de publicidades de vía pública en tamaño gigante y de los cientos de carteles del tamaño tradicional que aún empapelan la provincia. También se suman a la lista, carteles luminosos y publicidades en portales web y medios tradicionales.

MusClas_Cartel1
Inicio corredor del oeste (de norte a sur) – foto ZEPA
MusClas_Cartel2
Corredor del oeste, detrás del hipódromo provincial – foto ZEPA
MusClas_Cartel3
Calle San Martin Sur, casi Tiburcio Benegas (Godoy Cruz) – foto ZEPA
MusClas_Cartel4
Intersección de calles Rodriguez y Sobremonte (Ciudad) – foto ZEPA
MusClas_Cartel5
Perito Moreno casi Luis María Drago (Godoy Cruz) – foto ZEPA
MusClas_Cartel6
San Juan y Rondeau (Ciudad) – foto ZEPA

Primera pregunta necesaria: ¿No hay dinero para contratar a alguien que pinte una fachada pero si para publicitar el elitista ciclo Música por los Caminos del Vino, a través de costosos espacios publicitarios?

Cabe destacar aquí que los espacios de publicidad callejera de la Provincia pertenecen a dos empresas ligadas, entre otras actividades, a medios de comunicación. Mendoza no posee una normativa que regule la publicidad oficial, tampoco el acceso a la información pública se encuentra reglamentado. Sin embargo, la gestión actual había asegurado parar la pelota y hacer cuentas claras en el asunto. Esto es, no pautar publicidad oficial hasta que los números de la Provincia estén en orden. Pues bien, los números deben estar en orden porque la publicidad oficial está presente en el éter, en pantallas y en papeles.

MusClas_Andino
Captura de pantalla del medio colega Sitio Andino
MusClas_Mdz
Captura de pantalla del medio colega Mdzol
MusClas_Pagina
Captura de pantalla del medio colega Página 12 (Google Adwords)
MusClas_Jornada
Ejemplar del medio colega Jornada

Segunda pregunta necesaria: ¿No hay dinero para comprar los equipos que se requieren para el funcionamiento del espacio cultural Julio Le Parc pero si para publicitar el elitista ciclo Música por los Caminos del Vino, a través de costosos espacios publicitarios?

En recientes declaraciones a la prensa el secretario de cultura aseguró que el Julio Le Parc “estará cerrado todo el tiempo que sea necesario hasta que se pueda comprar el equipamiento”. Frente a esta argumentación el público de Mendoza se encuentra imposibilitado de asistir a espectáculos culturales económicamente accesibles. Al mismo tiempo, y por el mismo precio, a decenas de artistas y hacedores culturales se les restringen las posibilidades para la realización de su trabajo.

Lo concreto es que al cierre de esta nota, y desde el inicio de la gestión Gareca (casi cuatro meses), poco se sabe del espacio cultural Julio Le Parc, incluso algunos aseguran que hasta se pudo ver a un perdido John Travolta en búsqueda de alguna explicación.