Cuenta el pasillaje de oficio…

Dícese en el pasillage

Ilustración: Camila Ojeda

Por Ana Navia

Cuenta el pasillaje de oficio, en sus periódicos informes, ciertas delicias prohibidas ocurridas en estos lugares, entre el mismísimo personal.

Dícese de un cuidador hospitalario con una agente del sector de limpieza, a madrugadores horarios, colábanse en el único lugar donde las cámaras no llegaban, en el recinto de dirección. Dueños en el ámbito del poder, hacían lo que les venía en gana, todo aquello.

Pero esa historia acabó.

También supe de otro cuidador, que tenía una compulsión por las hot line, y pedía all time esos llamados. Una vez pidió la llamadita al sector de limpieza, y el administrativo que la tramitó fue a espiarlo. Allí lo halló, con el tubo en una mano y el teléfono en otra, un hombrecillo gimiente recortado sobre un fondo repleto de guantes de látex.

Contextos, pensaba en eso.