Gran Hermano

La gestión de Alfredo Cornejo nombró a la hermana del gobernador en un cargo político. La resolución de designación lleva la firma de Jaime Correas, que otra vez se encuentra en el centro de la tormenta. 

Tapa4

Es un secreto a voces. Corre la información por las redes sociales. Circulan fotos, videos y textos por cadenas de whatsapp. En algunas páginas de internet se confirman lo datos. Muchos ya lo saben, a pesar del blindaje mediático que los medios poderosos han tendido para que la información no trascienda.

¿De qué se trata? El gobierno de Alfredo Cornejo está envuelto en un nuevo caso de nepotismo que implica -nada más ni nada menos- que a su hermana.

La maestra Silvia Cristina Cornejo (Legajo Nº 3-17128479-1-41) fue designada, sin mediar concurso alguno, en el cargo de Delegada de la Regional Valle de Uco de la Dirección General de Escuelas (DGE). La decisión política fue tomada por el propio gobernador y plasmada en una resolución -fechada en enero de este año- que lleva la firma de Jaime Correas, pero que aún no ha sido publicada en el Boletín Oficial.

Ante la consulta de ZEPA sobre el nombramiento de la hermana del primer mandatario, funcionarios de la DGE cercanos a Correas defendieron la legalidad de la designación y descartaron que se trate de un nuevo caso de nepotismo. Tratando de diferenciar esta situación del resonado escándalo del yerno de Correas, las fuentes señalaron que Silvia Cornejo es una docente de dilatada trayectoria, quien a lo largo de casi 30 años pasó por distintas funciones educativas, desde un grado de primaria como maestra suplente hasta la dirección de la escuela «Gabriela Mistral”, cargo que dejó el 31 de diciembre del año pasado. “Silvia está plenamente capacitada para cumplir el rol que se le ha asignado y ser la hermana de Alfredo Cornejo no es un problema”, señalaron con vehemencia autoridades de peso del gobierno escolar.

12919026_445327968997262_878626832_n

Silvia, la hermana de Cornejo.

La función de la Delegada Cornejo es eminentemente política. Nada tiene que ver con lo técnico y está fuera del organigrama vertical de la DGE, que va desde el propio Director General hasta los directores de escuelas, pasando por los de línea y supervisores. Lo que implica, entre otras cosas, que la funcionaria no tenga poder jerárquico sobre quienes ocupan responsabilidades de gestión y que responda sólo a Correas.

Dicho en términos sencillos: la misión de la hermana del gobernador es «bajar» la política educativa del gobierno al territorio de la región valletana, que abarca Tunuyán, Tupungato y San Carlos (de donde es oriunda la funcionaria), y receptar las problemáticas existentes para comunicárselas al titular de la DGE.

Sin embargo, también la Delegada ha tenido participación activa en relevamientos sobre control de ausentismo en los días de paro docente y en el “esclarecimiento” de los trabajadores de la educación sobre los beneficios del ítem aula. “Nosotros como gobierno instamos a que los padres lleven a sus hijos a las escuelas, y a que los docentes y alumnos sepan que las clases comienzan el lunes”, manifestó la hermana del gobernador ante la requisitoria de la prensa, el mes pasado, en respuesta a uno de los paros convocados por el SUTE. Además, fue enfática cuando se le consultó si se descontarían los días a los docentes que adhirieran a la huelga: “sí, el día se descontará”, respondió sin lugar a dudas.

La designación de Silvia Cornejo, impulsada por su familiar y gobernador de la provincia, ha sido cuestionada desde sectores del ámbito educativo del Valle de Uco, por considerarla un acto de nepotismo. El pasado 18 de marzo, la Secretaria General del SUTE en Tunuyán, Alicia Furlán,  le reclamó coherencia al gobernador y recordó que él mismo se enorgullecía de no poner en cargos públicos a ningún pariente suyo. “Tenemos una contradicción y el discurso no basta si no se refleja en acciones”, señaló la gremialista, en directa alusión al favoritismo del titular del poder ejecutivo en beneficio de su propia hermana.