Escrache a la Red Globo por sus relaciones con la dictadura brasileña

Diferentes agrupaciones expresaron su repudio a la cadena de televisión Globo en varios puntos del país

Gentileza Brasil De Fato

Gentileza Brasil De Fato

Durante las manifestaciones en defensa de la democracia, realizadas los últimos días en Brasil, se produjo un escrache frente a TV Sergipe, afiliada a la Red Globo, denunciando las relaciones de la emisora con la dictadura militar brasileña.
Levante Popular da Juventude, con apoyo de otros movimientos populares urbanos, afirmó que

“ellos están haciendo lo que hacían en la época de la dictadura del 64. Ese no es un mensaje que el pueblo quiere oír”.

La coordinadora de Levante señaló que a pesar de la presión de las calles, solamente una reforma política podrá alterar los rumbos del monopolio de la comunicación: “precisamos de una reforma que saque los medios de comunicación de mano de los políticos”, explicaron.

Durante la acción, los manifestantes arrojaron tinta roja en la fachada del predio para simbolizar la sangre de aquellos que murieron durante la dictadura y escribieron la frase “enemigos de la democracia”.
La marcha hasta la emisora sergipana reunió cerca de 30 mil personas. Afiliadas a la Red Globo en Vitória, Belém y Campo Grande también sufrieron escraches estos días.

Pedro Ekman, miembro del consejo directivo de Intervoces, otra de las agrupaciones populares intervinientes, destacó el importante rol que los movimientos populares están desempeñando en la discusión de la concentración de la información. Mientras tanto, según Ekman, “en este momento el gobierno está pagando el precio de no haber hecho debates sobre la democratización de los medios en los últimos 12 años y la democracia también puede pagar un precio alto por eso”. Ekman apuntó además que es importante que, al menos esta vez, “la gente aprenda que no hay acuerdo de gobernabilidad que se mantenga”.

El próximo 24, el Frente Pueblo sin miedo saldrá a las calles en diversas ciudades. En San Pablo estarán nuevamente en las puertas de la Red Globo para presionar a la emisora por más democracia.