Premio y castigo

Acequia TV fue reconocida en Buenos Aires con un importante premio a las Nuevas Miradas en Televisión. Mientras vacía la emisora pública, el gobierno de Mendoza mira otro canal.

Marcelo Padilla recibe el premio de la Universidad Nacional de Quilmes.

Marcelo Padilla recibe el premio de la Universidad Nacional de Quilmes.

No hubo alfombra roja, tampoco comieron sushi, ni la prensa estuvo pendiente del modelito de la actriz más linda. Cero glamour. La Universidad Nacional de Quilmes entregó el martes pasado los premios Nuevas Miradas en la Televisión a las mejores producciones audiovisuales del país.

Allí estuvo representada Mendoza con seis programas, todos del canal Acequia: A la vuelta de la esquina, Cueste lo que Cueste, La Pregunta en el Desierto, Rock N’ Board, A Mil Km De Casa y La Estafeta.

La Pregunta en el Desierto se llevó el galardón máximo en el rubro Noticias y Actualidad. El conductor Marcelo Padilla recibió la estatuilla de la universidad quilmeña de manos de María Seoane, una de los miembros del jurado en el que no estuvo Luis Ventura, aunque sí destacadas figuras de la cultura argentina como Ana Cacopardo, Hernán Brienza, Alejandro Apo, Gisela Busaniche, Felicita Raffo, Sergio Stagnaro y Ana Celentano.

En el mismo escenario que pisó triunfante Padilla fueron reconocidos los realizadores de Los siete locos y los lanzallamas y Variaciones Walsh (TV Pública), el conductor de Alterados por Pi, Adrián Paenza (Encuentro) y el actor de Historia de un clan, Alejandro Awada (Telefé), entre otros. La presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, recibió una distinción especial que fue acompañada por la ovación del público.

Acequia no es una zanja

Foto: gentileza Gobierno de Mendoza.

Foto: gentileza Gobierno de Mendoza.

«Jamás le hubiera puesto Acequia a un canal, porque es como ponerle ‘zanja’. Ponele ‘Uva’, ponele ‘Totín’. Mendoza es una de las ciudades más lindas del interior y tiene muchas otras cosas para destacar para ponerle de nombre a un canal», escupió un día Jorge Lanata en el micrófono de radio Mitre y todos los medios provinciales replicaron la noticia, algunos con indignación, otros con una sonrisa.

Mucho menos rebote tuvo la buena nueva de la estatuilla entregada a una producción cultural de pura cepa mendocina. Ni siquiera los funcionarios del Estado, dueño de Acequia, se animaron a dar una mínima palmadita a los realizadores. El gobernador Alfredo Cornejo hizo silencio. La vice Laura Montero, muy activa siempre en Twitter, obvió mencionar el tema en la red social del pajarito, en cambio publicó seis fotos de su participación en el programa de Gisela Campos, Tardes Compartidas, que se emite por el Canal 7 del grupo Vila-Manzano.

El Secretario de Cultura dijo, pocos días después de asumir su funciones, que uno de los objetivos principales del organismo sería el rescate de “esa Mendoza que constituye nuestra identidad”. Sin embargo esta vez Diego Gareca prefirió no poner en valor el reconocimiento nacional de un excelente producto más menduco que la sopaipilla.

Los que las hacen las pagan, y los que no también

Desde su primer día al mando de la provincia, el gobernador Cornejo prometió premios para los buenos y castigos para los malos. Con esa regla ética en la mano, promovió el despido de los “ñoquis del estado”, el ítem aula para las “maestras faltadoras”, la suspensión del pago de productividad para los “médicos y enfermeras haraganes” y las felicitaciones a un policía por matar a un ladrón.

El premiado canal Acequia también cayó en la volada de los castigados. Los trabajadores denuncian un vaciamiento de la emisora que se traduce en graves inconvenientes para cobrar sus salarios, falta de inversión en nuevas producciones y una «fusión» con el Canal Señal U de la Universidad Nacional de Cuyo, que podría terminar con Acequia derretido.

«Vamos a dar la pelea que haya que dar para que los compañeros sigan trabajando. No vemos por qué tienen que correr riesgo las fuentes de trabajo», sostuvo Marcelo Aparicio.

ZEPA dialogó con Marcelo Aparicio, Secretario General del Sindicato de Trabajadores de Televisión en Mendoza (SATSAID). Para el dirigente gremial los problemas financieros de Acequia hay que analizarlos en el contexto nacional actual, donde hay un nuevo reparto de la pauta publicitaria oficial que genera conflictos, y sin obviar los graves incumplimientos heredados de la gestión del ex gobernador Francisco Pérez.

Aparicio manifestó que han exigido al gobierno de Mendoza definiciones concretas para que inviertan en producción y, si bien reconoció que los sueldos de los trabajadores hoy se encuentran al día, explicó que tienen que hacer -mes a mes- todo un caminito administrativo para que les paguen a los trabajadores. «Vamos a dar la pelea que haya que dar para que los compañeros sigan trabajando. No vemos por qué tienen que correr riesgo las fuentes de trabajo», agregó.

“Alerta y asamblea permanente” para reclamar haberes adeudados.

“Alerta y asamblea permanente” para reclamar haberes adeudados.

Para Aparicio esto no ocurriría si se hubiese aprobado una ley que el sindicato impulsó sin éxito en la Legislatura. El titular del SATSAID apuntó duramente contra al ex gobernador Pérez, y su ex vice Carlos Ciurca, por esta falencia. “No hay una ley por inoperancia tanto de Ciurca como de Paco Pérez”, dijo a ZEPA, aunque tampoco ahorró dardos para un sector de la oposición que impidió en el 2014 que una norma provincial protegiera a los trabajadores del canal estatal mendocino: “Nosotros empujamos una ley y el Frente de Izquierda y los Trabajadores no votó a favor de los trabajadores y se retiró, porque estaban pidiendo a cambio que acordaran una ley para una peatonal de tres cuadras que quieren para Guaymallén”.

Sin programas nuevos en la pantalla, la última producción de Acequia fue la transmisión de la Vendimia en alianza con el canal de la UNCuyo. Dos pájaros de un tiro, o dos canales al precio de uno.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *