Cuestionan el pedido de prisión de Lula

El vicepresidente nacional del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña, Carlos Sampaio, aseguró que el pedido de prisión preventiva del ex presidente no tiene bases jurídicas sólidas.

Dilma_Lula

El Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), perteneciente al sector de la oposición, rechazó el pedido de prisión preventiva contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva realizado por el Ministerio Público Fiscal de Sao Paulo.

Carlos Sampaio, vicepresidente nacional del partido y coordinador jurídico del PSDB, afirmó que el accionar del Ministerio Público no tiene bases jurídicas sólidas y que “no es una conducta usual hacer la denuncia y pedir la prisión del investigado”, y agregó que “eso escapa de la normalidad; que (Lula) sea procesado es correcto, esperar el juicio es correcto, pero porque tenemos diferencias políticas no voy a querer para él algo diferente de lo que quiero para cualquier ciudadano”, aseguró el diputado.

Ayer, el fiscal Cassio Conserino, del Ministerio Público de Sao Paulo, pidió la detención preventiva del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, al que acusa de ocultar patrimonio en el caso de un inmueble localizado en la ciudad costera de Guarujá, en el estado de Sao Paulo. El pedido debe ser analizado por un juez.

El pedido del Ministerio Público paulista contra Lula ha sido cuestionado por juristas (que lo consideran técnicamente objetable). También, por políticos oficialistas y opositores dentro de Brasil y por analistas políticos del conglomerado de medios Globo, duros críticos del gobierno.

Por su parte la presidenta Dilma Rousseff afirmó hoy que la medida “pasó todos los límites” y habilitó la posibilidad de sumar a Lula a su gabinete. “Sería un orgullo tener al presidente Lula en mi gobierno porque es una persona con experiencia y gran capacidad política”.

Consultada sobre la posible renuncia a su cargo, Rousseff aseguró que eso no sucederá “Nunca. Nunca. Eso es una invención. No tengo el menor interés, la menor propensión. No hay ninguna justificación. Para mí eso es inclusive una ofensa. Por favor, den fe de que no estoy con cara de quien va a renunciar. Quien quiere mi renuncia necesita proceder de acuerdo a la Constitución. No renuncio sin que haya motivo para eso”.

La próxima escena fuerte en la política de Brasil tendrá lugar el próximo domingo cuando en ese país se realice una manifestación convocada por los grupos civiles Movimiento Brasil Libre y Vem Pra Rua, a favor de iniciar un proceso en contra de Rousseff en el Congreso.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *