Dos horas y media para un abono

 

https://youtu.be/oCUG_DHoKac

El video casero muestra la fila de más de 230 trabajadores, estudiantes, amas de casa, niños, jubilados y discapacitados. No aguardan una entrada para los Rolling Stone ni Los Redondos, no acampan para conseguir un lugar en el teatro griego de la Vendimia, tampoco son fanáticos que hacen vigilia para ver un Boca-River.

La cola interminable es de hombres y mujeres que esperan, hasta dos horas y media, para tramitar un abono de colectivo. Madres con la ansiedad de sus niños, empleados que pidieron permiso en el trabajo, alumnos de primaria, secundaria y universidad, viejitas paradas aguantando el cansancio y el calor que comienza a molestar en el mediodía de la terminal de ómnibus.

Desde hace días se repite la escena en el ala oeste de la terminal más importante de Mendoza. Evidentemente el aumento del 50% del boleto de colectivo -a partir de enero- no impactó lo más mínimo en la mejora de los servicios vinculados al transporte. Muy por el contrario, quienes desean sacar el abono personal, de docente o estudiante deben superar la difícil prueba de la larga espera.

Paciencia, paciencia…

ZEPA dialogó con la gente que ayer aguantaba el garrón de sacar el abono. El enojo era palpable en todos ellos. Muchos habían viajado desde los barrios del Gran Mendoza, porque en los controles de las líneas de colectivos urbanos se negaron a realizarles el trámite.

Apenas se entera que somos de un medio de prensa, una madre con su niño en brazos se acerca a contarnos que está enferma, que tiene depresión y llevaba mucho tiempo esperando “para sacar el abono de los chicos, para que vayan a la escuela”. “Tengo miedo de dejar mi casa sola tanto tiempo, porque una se va y cualquiera puede entrar a robar”, asegura la hastiada señora al tiempo que nos aclara que vive en un barrio muy pobre e inseguro. No sólo necesita un abono, también alguien que la escuche y comprenda.

Otras voces:

Susana (Trabajadora de casas particulares):

 

Alejandro (Estudiante):

 

Ester (Ama de casa):

 

Una multitud para cinco boleterías

foto0529

La extensión de la cola para obtener los abonos llama poderosamente la atención, mucho más que la empresa a cargo de la Red Bus tenga activas sólo cinco boleterías para cientos de personas que se agolpan durante la jornada.

Logística y Distribución es la firma que tiene la concesión de la entrega de los abonos. En sus oficinas de la terminal cuenta con nueve bocas de expendio, sin embargo una sola empleada atiende a discapacitados y jubilados y cuatro al resto de los clientes. En la puerta de las oficinas un cartel hecho a mano informa: “Horario de atención: de 8 hs. a 16 hs.”. “No insista”, advierten con letras fluorescentes.

ZEPA intentó hablar con algún responsable de la empresa, pero una administrativa, muy amable, nos comunicó que no estaba autorizada a conversar con la prensa.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *