Un gran miércoles de lucha en Mendoza

En el inicio de una semana que comienza con un paro docente en demanda de paritarias libres y contra el “ítem aula”, Zepa repasa la jornada de movilización del 24 de febrero, cuando miles de personas se manifestaron en las calles en dos convocatorias en contra de los despidos, de la represión y judicialización de la protesta y del techo salarial. Exigencias de unidad del pueblo trabajador frente al ajuste de Macri y Cornejo y las imputaciones de tres referentes sindicales.

Fotografía: Coco Yáñez. 

Ajustes sobre el ajuste

No demoraron nada el Ejecutivo Provincial, legisladores de casi todas las bancadas y céleres funcionarios judiciales en alinearse al gobierno nacional de Cambiemos respecto a la criminalización de la protesta, con un marco de control social cuyo eje es el protocolo al que se adhirió Alfredo Cornejo sin chistar y que fue avalado sobre el final de la semana por la Legislatura. Esta situación era de alguna manera esperada, teniendo en cuenta que a principios de febrero el fiscal Daniel Carniello imputó a dos militantes de la agrupación Tupac Amaru por manifestarse en un acto masivo por la libertad de la dirigente Milagro Sala.

Fotografía: Cristian Martínez.

Justamente, el repudio de la represión y la judicialización de la protesta fue una de las tres banderas enarboladas en la jornada nacional de paro y movilización del 24 de febrero, que en Mendoza se realizó a través de dos manifestaciones, encabezadas por la CTA de los Trabajadores, SUTE y ATE. Las otras dos banderas fueron el cese de los despidos y la reincorporación de los trabajadores del Estado provincial que han sido arbitrariamente despedidos y la apertura real de la discusión paritaria, en una provincia en la que hoy no comenzarán las clases. Así fue como 48 horas después de la jornada de lucha masiva que desbordó las calles del centro, llegó la imputación contra  Raquel Blas y Roberto Macho de ATE y de Federico Lorite de SITEA, por “entorpecimiento del normal funcionamiento de los transportes por tierra”, según consideró la fiscal Daniela Chaler. El ensamble represivo lo demuestra el hecho reconocido por la fiscal de que la logística -fotografías, videos- y la inteligencia -personal “técnico”- fueron proporcionadas desde el Ministerio de Seguridad, cuyo subsecretario de Relaciones Institucionales, Néstor Majul, presentó el Protocolo de Actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado en Manifestaciones Públicas.

Fotografía: Cristian Martínez.

Dos líneas de fiebre

Sin dudas, a decenas de personas que pasan los treinta años de edad y participaron de alguna de las dos masivas movilizaciones del mediodía del miércoles, la jornada les recordó a tantas y tantas de finales del siglo pasado y principios de éste, cuando sólo los piquetes y la organización popular parecieron hacerle frente a las políticas neoliberales que destruyeron al Estado nacional, a las provincias y a los trabajadores. El espíritu combativo y la bronca contenida en alegría militante, pero también la necesidad de unión a pesar de la divergencia entre los dirigentes, fueron aspectos palpables en el reclamo hecho andar. Por eso Zepa dio voz a distintos referentes de la convocatoria de la CTA, con tiempo para “apenas dos líneas sobre hoy y a futuro” y con los datos confirmados por un matutino nacional acerca de que desde el 11 de diciembre el promedio diario de despidos en la órbita estatal asciende a 350 personas como detonante:

Dan Max, delegado de San Martín de la CTEP -cooperativistas y trabajadores de la economía popular- explicó que el cambio en Mendoza “ha afectado peor” a este sector, después de “tanta lucha, incentivo y fomento para sostener las fuentes laborales de los compañeros y el trabajo de tierras, con obras paralizadas por un gobierno que tampoco pone plata ni impulso a iniciativas como el Plan Argentina Trabaja”. Y agregó que “no les interesa seguir apostando al sistema de las economías populares y solidarias, por eso estamos acá, porque el sistema del cooperativismo es en sí una lucha”.

Fotografía: Coco Yáñez.

Adrián Mateluna, secretario general del SUTE Mendoza, señaló “absoluta disconformidad con la criminalización de la protesta, muy lejos del modelo democrático que todos queremos, contra los despidos en el empleo público y privado y por paritarias libres, porque dentro de un gran ataque se ha cerrado el espacio paritario después de once años”. Y en relación particularmente a las nuevas imposiciones del titular de la DGE, Jaime Correas, dijo que “es un retroceso enorme que los trabajadores tengan que ir enfermos a sus puestos, o que no puedan cuidar a sus hijos, por eso hay que hacer cargo a los legisladores de lo que está pasando, exigirles respuestas y que se garantice el derecho a manifestarse”. Además, Correas hizo a los docentes “una oferta salarial miserable”.

Fotografía: Coco Yáñez.

Eugenio Paris, representante de los Organismos de Derechos Humanos, contextualizó con “las hermosas palabras de Rodolfo Walsh sobre que el verdadero objetivo de ellos es dominar toda política económica y esto se está expresando con brutales decretazos y una terrible transferencia de ingreso en marcha, con despidos masivos ahora bajo la figura de ñoquis como antes fue la de subversivos”. Y el cuadro se agrava porque “no hay política económica que no tenga su correlato en una política represiva, ellos saben lo que están haciendo cuando criminalizan a réplica de lo que fue la doctrina de seguridad nacional”. Sin embargo, “en este país la política siempre se ha discutido desde y en las calles y por eso militantes, referentes y los Organismos vamos por un gran 24 de marzo, en contra de la autoamnistía que este tipo quiere dar, en contra de discutir los juicios y las políticas de reparación, confluyendo con la lucha de todos los sectores”.

Fotografía: Coco Yáñez.

Marcelo Aparicio, delegado del SATSAID, apuntó que “vienen por nosotros, porque cuando tocan a un trabajador tocan al pueblo, entonces nos oponemos a estas políticas oligarcas muy lejanas de la pobreza cero prometida por el caradura que hoy está ocupando el sillón de Rivadavia”. Y volvió a denunciar la “alarmante indefinición” que existe sobre el destino del Canal Acequia y sus trabajadores, “un canal premiado en todo el país, que es de todos los mendocinos y puede terminar siendo una repetidora de algún canal porteño”. En tanto que Pablo Cucchi, delegado de ATE, en marcha entre el Kilómetro Cero y Casa de Gobierno, resumió los aspectos salientes de ambas movilizaciones en el reclamo por “la reincorporación de los trabajadores despedidos del Casino, la discusión del aumento salarial sin techo y contra la criminalización de la protesta, para que den marcha atrás con el protocolo y aumentos acordes a la devaluación”.

Nelly Rojas, referente de la Tupac Amaru Mendoza:

Fotografía: Coco Yáñez.

Se calcula en más de tres mil el número de asistentes que se concentraron en la Legislatura Provincial. El cierre discursivo estuvo a cargo de Gustavo Correa, secretario general de ATE Mendoza que estuvo antecedido por una decena de representantes sindicales, estudiantiles y sociales como Nelly Rojas, de la Tupac Amaru, quien cargó de fuerzas y sentidos a la lucha también por la libertad de Milagro Sala. En general hubo coincidencias en defensa del empleo público y privado y contra las recetas del ajuste de Macri y Cornejo, “recetas caducas y fracasadas de los ’90, presentadas ahora como panacea y que no son otra cosa que una película que ya vimos, con un alarmante crecimiento de la desocupación, tarifazos, prebendas a los poderosos, trampas y mala fe negocial del Ejecutivo en las paritarias, provocaciones y chicanas para dividir, etc”.

Gustavo Correa, secretario de la CTA de los trabajadores de Mendoza:

Fotografía: Coco Yáñez.

Fotografía: Cristian Martínez.

Fotografía: Cristian Martínez.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *