Jaime Correas y el ítem aula: veamos qué onda

El Director General de Escuelas, Lic. Jaime Correas dio una nota de 14 minutos en el noticiero de primera edición en Canal 9, el pasado viernes 26 de febrero, procurando explicar la propuesta paritaria desde la perspectiva del Gobierno. Al respecto refirió que el aumento consiste en 22,6%, pero solamente hasta agosto, mes en el cual se reformulará la paritaria según la evolución económica de ese momento.

2016_ParitariasSute
Foto: Coco Yañez

Correas se explayó en el famoso Ítem aula, aludiendo que “lo que hace es premiar al docente que está en el aula y a todo el aparato educativo que está sobre el chico en el aula. Claro, el que no lo cobra es el que está en licencia gremial, el que está en cambio de funciones y está en la Legislatura. Entonces, es curioso que se quiera mezclar al docente, que es al que se le está queriendo dar una señal de que está centrado en ellos el interés del gobierno.”

A continuación mencionamos algunas de las contradicciones que –desde nuestro punto de vista- presenta el discurso del funcionario:

  • Si el Ítem aula está dentro del 22,6% de aumento, entonces no es un premio, sino que es parte del salario. En ese caso, el aumento solo sería de un 5% para docentes secundarias/os, un 7% para docentes primarios/as y un 9% para celadores/as, en promedio. Este análisis debería hacerse considerando que el salario docente en Mendoza está entre los más pobres del país y que el costo de vida de un/a docente ha sido cercano al 50% desde la paritaria pasada.
  • El docente que está en licencia gremial cumple un trabajo muy importante que, evidentemente, para Correas no lo es. La cantidad de licencias gremiales debe regularse por las leyes vigentes, no por una baja de salario.
  • La figura de “cambio de funciones” responde a un artículo de la ley de licencias y consiste en que el/la docente tiene una enfermedad que no le permite dar clases pero no le impide realizar otras tareas. Por ejemplo, quienes tienen problemas en las cuerdas vocales.
  • Correas confunde aquí el “cambio de funciones” con la “misión especial” de quienes, por ejemplo, son llamados a trabajar en oficinas de diputados/as o senadores/as. En este caso, quienes lo hagan, siguen trabajando en el Estado. Es un sueldo que igualmente tiene que pagar el mismo empleador. Las misiones especiales, en todos los casos, son autorizadas por el Gobierno Provincial. Es denigrante y hasta ilógico que a alguien se lo llame para una “misión especial” y luego se le baje el salario.

[el Director General de Escuelas propone: “pongámoslo en marcha y monitoriémoslo.” En otras palabras, está realizando un experimento de prueba-error con el salario docente.]

  • Correas hace referencia a las faltas por enfermedad. Afirma: “se va a poder engripar y faltar tres días”. Esto quiere decir que el/la docente debe regular sus enfermedades a no más de tres días, para que no le descuenten parte de su salario. El descuento se puede duplicar si una enfermedad de varios días se produce en el fin de un mes y el principio del siguiente. La justificación no es convincente. Afirma que después de tres días hay que llamar un suplente. Según este razonamiento, el docente debe organizarse para enfermarse tres días nomás. El cuarto, tendría que ir, a riesgo de contagiar a sus alumnos/as.
  • Afirma que “el 85% de las faltas son entre dos y tres días. Esas están contempladas”. De este razonamiento se desprende que no es interés de la DGE combatir las falsas inasistencias, sino las licencias largas, sean o no falsas. Quienes ejercen la profesión pueden fingir una enfermedad gripal de pocos días y presentar un certificado médico “trucho”. Cuando la licencia por enfermedad tiene más de tres días, inevitablemente se remite a la Junta Médica, que debe determinar si es pertinente dar los días indicados por el médico para su convalecencia. Por eso es difícil “truchar” una licencia larga, con la salvedad de las “psiquiátricas”, de difícil comprobación. La solución parece ser que el Gobierno controle mejor estas licencias y no bajarle el sueldo a todos los que se enfermen.
  • Posteriormente el Director General de Escuelas propone: “pongámoslo en marcha y monitoriémoslo.” En otras palabras, está realizando un experimento de prueba-error con el salario docente.

Esta última aseveración denuncia lo que realmente piensa de los/as docentes de la provincia. Es lógico que una gran mayoría de docentes no acepten el Ítem aula. Nunca un cobayo decidió ser disecado por el científico.

Aquí el video de la nota:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *